Que no iba a haber ni Fallas ni Magdalena en marzo de 2021 estaba ya meridianamente claro hace tiempo. Una idea que se acabó de confirmar tras el repunte de casos de la covid vivido después de Navidad. Ahora se añade la idea de que esos días sean lo más parecido a la normalidad para que no dejar huecos a una posible nueva relajación de medidas que implique otro aumento de los contagios, una situación vivida ya en anteriores puentes. Y en ese plan entra de lleno la actividad escolar.

En este sentido, la apuesta desde el Consell es que los días que estaban destinados a ser festivos locales en coincidencia con estas fiestas sean lectivos, es decir, que el alumnado vaya al colegio. «No parece que tenga sentido que si no hay Fallas o Magdalena pueda haber ningún elemento que generara una atmósfera en torno a la no fiesta que acabe siendo fiesta y produciendo más contagios», explicó el president de la Generalitat, Ximo Puig.

Algo así como la mujer del césar: que además de que no se vayan a celebrar las principales fiestas de València y Castelló tampoco parezcan días con algo que festejar. Esta propuesta no trata de quitar el día 19 de marzo, día de San José, del calendario de festividades oficiales de la Comunitat Valenciana, sino que va dirigida hacia los tres días que pueden fijar como festivos los consejos escolares municipales y que los ayuntamientos habitualmente designan en la misma semana de las fiestas. En el caso de València, por ejemplo, el 16, 17 y 18 de marzo.

Al respecto, y más allá del ámbito escolar, la consellera Ana Barceló anunció que a lo largo de la semana que viene mantendrá reuniones con los ayuntamientos de Castelló y València para marcar las «líneas rojas sanitarias» que se deben respetar durante los días en que se celebraría la Magdalena y las Fallas.

Para Barceló, es «necesario» que ambas administraciones mantengan «una coordinación para poder evitar cualquier situación que entendamos que no es compatible con el momento que estamos viviendo y con las restricciones y resoluciones que se dicten». Así, indicó que abordarán con los consistorios «cuál es la secuencia de unas fiestas que no se van a celebrar» y establecerán mecanismos para que no se produzca «ninguna situación fuera de lo recomendable en estos momentos».

Asimismo, preguntado por la posibilidad de una celebración de estas fiestas a lo largo de 2021, Puig respondió que la Comunitat Valenciana no está «en condiciones de que se realice ninguna fiesta». «Lo que pase en el futuro dependerá del progreso de la pandemia», indicó, pero aseguró que hasta que no se produzca la vacunación masiva «es muy difícil plantear fiestas, sobre todo unas masivas».

Parada pedagógica «necesaria»

Mientras tanto, respecto a mantener las clases en los colegios los días previstos por Fallas, València ha decidido optar por la prudencia. Según explicó ayer la concejala de Educación, Maite Ibáñez, la decisión de mantener los días de fiesta en la semana fallera fue adoptada en el Consejo Escolar de València, donde están representadas todas las entidades educativas, y por tanto hay que respetar aquella postura.

No obstante, explicó que en los próximos días se celebrará una reunión entre la consellera de Sanidad y el acalde de València en la que se abordará este tema, entre otros, y se tomará alguna decisión al respecto. «En principio seguimos adelante con la propuesta del Consejo Escolar a la espera siempre de lo que nos digan las autoridades sanitarias», precisó Ibáñez.

Hoy, la vicealcaldesa de la ciudad, Sandra Gómez, ha explicado que el Ayuntamiento de València celebrará un Consejo Escolar Extraordinario "seguramente la semana que viene" y ha apuntado que el consistorio "siempre estará en la línea de lo que recomiende la Conselleria de Sanidad, que es la autoridad competente".

Por su parte, el sindicato mayoritario en la educación pública, el Stepv, rechazó la recomendación de Sanidad ya que, en su opinión, supone «una nueva sobrecarga de trabajo para el profesorado». En la misma línea se manifestaron los directores de los institutos hace un mes cuando, tras las fiestas navideñas, se abrió el debate sobre qué iba a ocurrir en Fallas. Entonces, apuntaron a este periódico que era necesaria «una parada pedagógica».

A estas reacciones se han sumado también otras como las de CC OO, que también rechaza modificar ahora el calendario, y las ampa de la Confederación Gonzalo Anaya, que asguran que el debate llega "tarde", pues los municipios habían ratificado recientemente sus festivos escolares.

Puig llama a acordar el cierre en Pascua con el resto de autonomías

La posibilidad de la movilidad en Semana Santa preocupa al Consell. «Puede traer consecuencias negativas», indicó Ximo Puig, que volvió a incidir en la necesidad de un acuerdo estatal para evitar desplazamientos.

Te puede interesar:

De momento, el perimetraje de la Comunitat Valenciana seguirá vigente. «Hay que preservar vidas y para ello en este momento tenemos que ser muy prudentes y no podemos pasar de un cierre perimetral a una apertura total» defendió el jefe del Consell, quien recordó que, a más movilidad, más contactos y más contagios.

Puig insistió en que buscará «el máximo consenso posible» con las autonomías, y pidió que nadie piense que esta Semana Santa puede ser igual a la de años anteriores, «porque no lo va a ser». Preguntado sobre la propuesta de los hoteleros valencianos de que se pueda viajar a la Comunitat en Semana Santa con una reserva hotelera, precisó que van a estudiar todas las propuestas, y la situación epidemiológica decidirá.