Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

El 8M otra vez en el ojo del huracán

El revuelo en Madrid ante la celebración del Día de la Mujer se traslada a la Comunitat Valenciana pese a que no hay convocada ninguna manifestación sino acciones puntuales con siete concentraciones en València con afluencia reducida

Manifestación del 8M del pasado año. | GERMÁN CABALLERO

Manifestación del 8M del pasado año. | GERMÁN CABALLERO

La historia se repite. La manifestación feminista con motivo del 8M (Día Internacional de la Mujer) celebrada hace un año en la víspera de la declaración del primer estado de alarma estuvo muchos meses en la diana de los sectores más conservadores, especialmente en los de la extrema derecha hasta el punto de que llegó a considerarse como la gran causante de la propagación del virus.

En la tercera ola de la pandemia (y con muchos más muertos y contagios que en la primera sin que haya mediado manifestación alguna), la cercanía del 8M ha vuelto a despertar una controversia que, con los datos encima de mesa, resulta a todas luces artificial, al menos, en territorio valenciano. Tal como informó este diario, la Coordinadora Feminista, que engloba a la mayor parte de entidades de mujeres dentro del movimiento feminista, decidió no convocar una manifestación multitudinaria por la situación epidemiológica y está preparando un acto simbólico (sin convocatoria) en la Plaza de la Virgen para celebrar el 8M sin riesgo alguno.

Al margen de este acto (no se espera más de un centenar de personas), la Asamblea Feminista 8M (que engloba otras asociaciones menos institucionalizadas) ha informado a la Delegación de Gobierno de la convocatoria de varias concentraciones, la mayoría en la ciudad de València para celebrar la efeméride entre los días 6 y 8. Delegación espera una afluencia en los actos de entre 200 y 300 personas, mientras que la marcha prevista para el día 8, en la calle Colón, podría reunir a unas 500 personas.

La existencia de actos reivindicativos de protesta durante el estado de la alarma no debería, en principio, generar problemas, pero la polvareda que se ha levantado en Madrid (donde se espera mayor movilización y la Delegación de Gobierno ha puesto un límite de 500 asistentes) ha acabado tocando tierras valencianas. En la capital, además, se ha sumado la disputa política dentro del Ejecutivo, entre Unidas Podemos y el PSOE. Los primeros, alentando la movilización, y los segundos pidiendo prudencia.

800 concentraciones en 2020

La Delegación de Gobierno en València puntualiza que, al menos de momento, no han establecido límite alguno y recuerdan que este tipo de actos son derechos fundamentales que no han quedado suspendidos durante la pandemia.

Muestra de ello es la larga lista de concentraciones de todo tipo realizadas en la C. Valenciana en los últimos meses: más de 800 solo en 2020. Entre la más reciente, contra el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél, y que lanzó a la calle a medio millar de personas. Pero, hay muchas más y ninguna de ellas han generado debate.

En tiempos pandémicos, el sector de la hostelería ha estado en la calle día sí, día no, sin que desde ningún partido ni institución se cuestionara la protesta en sí. También la agricultura, los autónomos, la escuela concertada, el personal interino no fijo, etc, se han concentrado. Incluso la Iglesia, este domingo, ha comunicado a la Delegación de Gobierno una manifestación en la plaza de la Virgen para la devoción al rosario de la aurora.

Las fuentes consultadas de la delegación indican que, como a todo el mundo, se exigirá a las entidades de mujeres una declaración responsable de que se van a respetar las medidas de seguridad por la pandemia, básicamente, uso de mascarilla y distancia social en la medida de lo posible.

Fuentes de la Coordinadora Feminista denuncian el intento de criminalizar el movimiento feminista y apuntan que el pasado 25 de noviembre ya se convocó un acto muy similar al que planean para este 8M sin que ello supusiera ningún revuelo. Inciden en que la recomendación interna es no secundar masivamente los actos, si bien no es el criterio que están siguiendo las entidades que sí han convocado. Mientras tanto, desde el Palau de la Generalitat, se pide «prudencia» y se aconsejan «formulas alternativas» a las concentraciones.

Acciones dispersas y ruido desde el balcón

Además de la performance de la Coordinadora Feminista para el día 8M, con la lectura de una manifiesto pactado, la Assemblea ha convocado diferentes acciones. La mañana arrancará con una concentración a las 9.30 frente al Ayuntamiento de València, seguida por otra a las 10.30 frente a la Conselleria de Polítiques Inclusives. A las 12 horas, será en la Delegación del Gobierno y por la tarde, a las 17 horas, en la plaza Pinazo, el puente de Serranos, el cruce de la avenida Serrería con la calle Justo y Pastor y el cruce de la avenida Primado Reig con la calle Emilio Baró. La jornada concluirá con un colofón inclusivo que quiere reunir a todas las mujeres feministas en las terrazas, balcones y ventanas a las 20 horas para «hacer ruido» en apoyo de las trabajadores esenciales. 

Compartir el artículo

stats