No habrá esta semana revisión de las restricciones vigentes desde el pasado lunes. Es la idea que manejan a día de hoy los responsables del Consell. Demasiado prematuro, consideran, aseguran las fuentes consultadas del Ejecutivo. Un gran cambio en la evolución de la pandemia se tendría que producir en las próximas horas para que se opte por aprobar una relajación mayor de las limitaciones. Es preferible esperar un poco más. Es el mensaje de prudencia en la desescalada que trasladan las citadas fuentes.

La posición oficial es que se está a la espera de los datos de incidencia de la covid-19 en la Comunitat Valenciana de hoy (e incluso de mañana) para tomar una decisión. No obstante, el mensaje oficioso es que muy difícil que se opte ya esta semana por abrir la mano y relajar las restricciones por coronavirus en València, Castelló y Alicante.

Una de las conclusiones de la última reunión de la comisión interdepartamental del Consell sobre la pandemia fue la de revisar cada semana la situación de la pandemia para adaptar las restricciones al momento del virus. Eso implicaría que la citada comisión debería volver a juntarse este jueves. Sin embargo, hay muchas posibilidades de que no suceda esta semana. La intención es no convocar a este órgano, que reúne a buena parte de los consellers, si no es para adoptar nuevas medidas. Y esa es la idea en este momento.

La incidencia acumulada a catorce días es de 103,62 casos por cada 100.000 habitantes en la Comunitat Valenciana, según los datos de ayer martes del Ministerio de Sanidad. La cifra está 64,82 puntos por debajo de la media española (168,4 casos) y se enmarca en una bajada pronunciada de este índice desde mediados de febrero.

La Comunitad Valenciana inicia la desescalada

Medidas desescalada: El Consell se inclina por mantener las restricciones

Sin embargo, en el Ejecutivo continúan preocupando otros valores, como la tasa de hospitalización por covid, que se mantiene por encima de las mil personas, a pesar de haberse reducido considerablemente tras acercarse a los 5.000 enfermos ingresados a finales de enero. Algo similar sucede con la evolución de los casos en unidades de cuidados intensivos (UCI): permanecen más de 200 personas en las distintas áreas de críticos, pese a la disminución registrada.

Con estas cifras, la filosofía en el Gobierno valenciano es que conviene esperar un poco más antes de dar un paso más en la desescalada. Significa que, si no hay grandes cambios en la tendencia, las limitaciones actuales se mantendrán invariadas hasta el día 14 de este mes.