Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Marina Alta, la Hoya de Buñol y Camp de Túria son las que más población ganan

El padrón ratifica que se cronifica el despoblamiento en las comarcas del interior

Buñol y su castillo

Buñol y su castillo

El padrón municipal de habitantes 2020, publicado esta semana por la Generalitat Valenciana, ha analizado los datos relacionados con los habitantes asentados en el territorio hasta el 1 de enero. Una imagen de la C. Valenciana prepandémica, que creció ligeramente respecto a 2019 en 53.584 habitantes y se planta en 5.057.353 residentes.

Sin embargo, el crecimiento se localiza en las capitales de provincia, capitales comarcales y zonas residenciales, pero uno de cada tres municipios valencianos pierde población o, lo que es lo mismo, el 37 % de ellos. De los 542 municipios que hay en la C. Valenciana, en 200 se redujo la población en 2019.

Habrá que esperar al próximo año a que el servicio de Estadística de la Generalitat recoja el impacto de la covid-19 en los padrones municipales. Sin embargo, a 1 de enero de 2020 se podía confirmar que se cronificaba la despoblación en las comarcas de Els Ports y l’Alt Maestrat en Castelló; el Rincón de Ademuz y Los Serranos en València y El Comtat en Alicante. Allí, si bien la pérdida poblacional no es elevada porque la densidad de población es baja, la pérdida de habitantes supone un descenso notorio en su padrón.

Así, algo más de la mitad de los municipios valencianos, el 55 %, tiene menos de 2.000 habitantes, una cifra que no varió respecto al año anterior. De ellos, 23 pueblos no alcanzan los 100 habitantes y es Castell de Cabres, en Castelló, el que registra una densidad de población más baja con tan solo 22 vecinos y vecinas.

Mientras, las tres únicas comarcas donde aumenta la población en términos relativos son la Marina Alta, la Hoya de Buñol y Camp de Túria, las tres con una característica en común: la alta presencia de diseminados o, lo que es lo mismo, zonas de urbanizaciones y chalés. De hecho, en el Camp de Túria, y según los datos del Instituto Nacional de Estadística de enero de este año, la población creció un 11,2 % desde 2010, con municipios como San Antonio de Benagéber que han duplicado su padrón.

Envejecimiento en el interior

La siguiente cifra que se busca en cualquier estudio de estadística poblacional es el envejecimiento de la población, una variable que no deja de crecer. Los técnicos de la Generalitat vuelven a confirmar esta tendencia, ya que las personas mayores de 65 años en la C. Valenciana crecieron «ligeramente» en 2020 respecto a 2015 y en estos momentos suponen el 19,4 % de la población total. Este porcentaje incrementa en las comarcas de interior como el Alto Mijares (33 %), l’Alt Maestrat (31 %) y el Rincón de Ademuz (29 %).

El informe del padrón subraya que respecto a 2015, ha disminuido «el grupo de edad entre 0 y 9 años y el de 25 a 39 años», mientras que se observa un aumento de los mayores de 40 años o más.

Además, la Generalitat señala que la población extranjera en la C. Valenciana supone el 15 % del padrón con 752.413 personas. De ellas, la nacionalidad con más población es la rumana (103.868 personas), seguida por la marroquí (86.466 personas) y la británica (81.303 personas). La mayoría reside en zonas de costa, sobre todo en la provincia de Alicante y en las comarcas del Baix Segura y en la Marina Alta.

Compartir el artículo

stats