El PP va a mantener intacto su número de asesores en la Diputación de València pese a perder un diputado en el pleno. El presidente, Toni Gaspar, planteó la posibilidad de retirarle a los populares un cargo de confianza tras la expulsión de Carlos Gil y su reconversión como no adscrito, pero la decisión quedó condicionada a un informe sobre el Pacto Antitransfuguismo. La conclusión final es que el PP no debería verse perjudicado con la pérdida de un asesor por el hecho de que Gil no haya querido dejar su acta.