El Día Internacional de la Mujer ha arrancado hoy en la Comunitat Valenciana con varias concentraciones con una participación limitada acorde con la situación de alarma sanitaria por la pandemia y con el propio espíritu del movimiento feminista que ha descartado convocar manifestaciones. Fuentes de la Delegación de Gobierno han apuntado que los actos convocados esta mañana han trascurrido con normalidad y cumpliendo con todas las medidas de distancia social y uso de mascarilla. Como ha sido la tónica este fin de semana la celebración del 8M en València está transcurriendo sin incidentes y con un ambiente festivo y sobre todo, reivindicativo. La Asamblea Feminista había convocado varias acciones en la ciudad de València frente a diferentes instituciones (Ayuntamiento, Conselleria de Políticas Inclusivas y Delegación de Gobierno, entre otras) para visibilizar diferentes causas y denunciar las desigualdades que sufren las mujeres y que se han acentuado con la pandemia, como son los cuidados o la conciliación de la vida personal y familiar. De hecho, el llamamiento al valor de los cuidados ha sido protagonista de las pancartas. Las entidades de mujeres piden "corresponsabilidad del Estado" en estas tareas que recaen de forma mayoritaria sobre las mujeres.

Cabe recordar que este 8M está marcado por la prudencia y por eso, el movimiento feminista ha renunciado a grandes movilizaciones y han optado por concentraciones dispersas por los municipios y por la ciudad.

Pese a la lluvia, que intermitentemente está cayendo en la ciudad a lo largo de la mañana, las mujeres han salido a secundar los actos con una afluencia está siendo discreta. Las participantes, ataviadas con ropa morada (color que se ha convertido en símbolo de la lucha feminista) y con carteles en los que se reivindica la lucha feminista han hecho un recorrido por los diferentes organismos públicos. La concentración frente a la Delegación de Gobierno se está produciendo sin incidentes. Cabe recordar que el pasado viernes se vivieron momentos de tensión cuando un grupo de anticapitalistas ocuparon la sede gubernamental.

"Este 8M es más necesario que nunca salir a las calles para hacernos oír, respetando en todo momento las medidas y sobre todo a las personas", ha reivindicado a los periodistas Magda Sancho, portavoz de la Assemblea Feminista, que ha lamentado que es "terrible" que un día así coincida con el último caso de violencia machista en Massamagrell (Valencia) de una mujer herida por su expareja en la calle.

Precisamente, la concentración en la plaza del Temple ante Delegación de Gobierno --donde se ha repartido gel desinfectante a las participantes-- se ha centrado en exigir la derogación de la Ley de Extranjería y la regularización "urgente, permanente, amplia y sin condiciones" de las migrantes. Otras de sus reclamaciones son el fin de las identificaciones por perfil racial, el derecho de las extranjeras a denunciar "sin ser criminalizadas con procesos de expulsión" o garantizar el asilo y refugio.

"El feminismo será antirracista o no será", han proclamado junto a pancartas como 'Ni las mujeres ni los pueblos somos territorios de conquista' o 'Nunca más contarán con nuestro silencio' y un baile coreando lemas como 'La culpa no era mía, ni por cómo andaba ni por cómo vestía".

Las feministas de València también se han acordado de sus "compañeras de Madrid", dado que las concentraciones en esta región no están autorizadas, y han llamado a seguir saliendo a la calle contra "un sistema heteropatriarcal, machista e injusto". Desde la asamblea destacan el desarrollo pacífico sin "ningún impedimento" por parte de las fuerzas de seguridad.

"Si algo tiene el movimiento feminista es responsabilidad", ha manifestado la delegada del Gobierno en la Comunitat, Gloria Calero, en declaraciones remitidas a los medios, convencida de que el 8M acabará con normalidad.

La Coordinadora Feminista, que engloba el grueso de las entidades de mujeres, tiene previsto una performance para visibilizar las cuatro olas del feminismo y sobre la que no hay convocatoria. La idea es retransmitirla por las redes sociales y evitar multitudes.

De hecho, hasta ahora las concentraciones, en las que se estimaba una afluencia de entre cien y trescientas personas, están reuniendo a menos personas de los esperado. La concentración de hoy, a las 17 horas, en la calle Colón es la que se espera algo más masiva, aunque con un aforo de unas 500 personas, según la Asamblea comunicó a la Delegación de Gobierno.