El coronavirus ha provocado una manifestación del 8-M en València muy diferente a las que se han visto en los años anteriores. La pandemia no solo ha impedido una concentración masiva de mujeres y aliados feministas, sino que ha puesto de manifiesto la necesidad de la lucha por la igualdad, tal como han mostrado las participantes bajo el lema "En una emergencia social, el feminismo es esencial".

'Performance' en la plaza del Ayuntamiento de València por el 8M A. Iranzo

Las referencias pandémicas han sido una constante en este acto en el que se han concentrado algo menos de 300 mujeres de todas las edades, en muchas pancartas se podía leer "queremos empleo, trabajo nos sobra", en referencia a la doble jornada laboral de la mujer y a los efectos que la crisis derivada del coronavirus ha tenido en las mujeres, más afectadas por EREs y ERTEs.

La cita ha tenido lugar en la plaza Pinazo, frente a la delegación del Gobierno en València, ha sido convocada por la Asamblea Feminista de València y durante la misma se han proclamado distintos lemas reivindicativos, pero también palabras de apoyo a las "compañeras de Madrid", donde se han prohibido las manifestaciones del Día de la Mujer. Además, las manifestantes han condenado la agresión machista a una mujer por parte de su expareja en Massamagrell, donde él ha asestado seis puñaladas a la víctima.

Durante esta concentración, marcada por las medidas de higiene y seguridad, se han reivindicado los trabajos de cuidados, principalmente realizados por mujeres y, en muchas ocasiones, por migrantes en situación irregular. En este sentido, hay quienes han reivindicado que "el feminismo, será antirracista o no será". En la misma línea, se ha recordado el objetivo de romper el 'techo de cristal' pero también de cuidar y asegurar un futuro digno a quienes tengan que recoger los cristales rotos.

24

València engalana sus balcones por el 8M