Los detectives aumentan un 50 % las investigaciones sobre el teletrabajo

Detectan casos de trabajadores que dejan el ordenador para irse con los amigos o de compras

El teletrabajo se ha impuesto en muchas empresas desde que comenzó la pandemia hace más de un año. | LEVANTE-EMV

El doble. Esto es lo que han aumentado las investigaciones de detectives privados a trabajadores de empresas durante la pandemia. El coronavirus ha traído consigo nuevas realidades laborales en casi todos los sectores. La presencialidad escasea y el teletrabajo se ha instaurado como principal rutina. Durante este año en el que la palabra coronavirus se ha colado en todos los espacios sociales y laborales, los detectives privados han jugado un papel destacado para las empresas valencianas.

Con el trabajo en remoto, algunas mercantiles han optado por contratar a detectives privados para comprobar que sus trabajadores en ERTE no estuvieran realizando otras actividades laborales o que no fingieran falsos positivos para no ir a trabajar.

En concreto, las contrataciones para hacer averiguaciones por este motivo han aumentado un 50 % con la pandemia, según los primeros datos parciales extraídos de fuentes de la Asociación Profesional de Detectives Privados de España (Apdpe).

Antonio Labrador, detective y miembro de la junta directiva de esta entidad, explica que el contexto actual ha modificado el trabajo del detective, que ahora se encuentra con casos con los que nunca antes se había topado. Y su trabajo tiene su relevancia en las consecuencias de las averiguaciones. «Somos el único sector que puede aportar pruebas en caso de iniciar un proceso sancionador o un despido», comenta.

La pandemia ha aflorado, según Apdpe, «nuevas formas de picaresca» y «nuestro sector está siempre en primera línea».

Octavio Morellá, decano del Colegio de Detectives Privados de la Comunitat Valenciana, incide en este argumento. «Hemos comprobado a través de investigaciones encargadas por empresas que hay trabajadores que han estado realizando otras actividades laborales estando en ERTE», explica.

El resultado es que las corporaciones, desconfiadas, mandan investigar a sus trabajadores para comprobar que no les están engañando. La covid-19 ha propiciado estas contrataciones y los detectives confirman que así ha sido. Juan de Dios, detective del despacho Detectives Distrito 46, en València, considera curioso cómo han cambiado las demandas de los clientes. «Ahora hemos cubierto desde establecimientos que abren clandestinamente a pesar de la orden de cerrar a trabajadores que fingen un falso positivo para no ir a trabajar».

Y, ¿cómo es esa investigación? «Le vigilamos. Y no cumple la cuarentena. Sale de su casa, se va con los amigos o a hacer la compra». Una vez identificado el incumplimiento de cuarentena solo quedan dos opciones: «o estas cometiendo un delito contra la salud pública o tu resultado positivo es mentira».

Contra todo pronóstico, las infidelidades entre parejas es en lo último que indagan. Pero sí hay casos. El detective cuenta que durante el confinamiento domiciliario se dieron casos que significaban, además de una infidelidad, un quebrantamiento de la restricción a salir de casa. El coronavirus ha traído un nuevo contexto para todos. Los detectives también han visto su trabajo modificado con nuevos matices, nuevos entornos y, como todos imaginamos, investigaciones que resolver.

Compartir el artículo

stats