La caída en la transmisión del virus no solo deja una desescalada para restaurantes, actividades deportivas o contactos sociales. Los hospitales también viven su particular aproximación a la normalidad. Esta, sin embargo, todavía es lenta y no se acerca ni por asomo a la realidad que se dejó atrás en febrero de 2020. Ni siquiera es todavía como la que se consideró «nueva» en julio del año pasado, pero es un avance que permite que en algunos casos vuelva el calendario de cirugías.

Varios hospitales de la Comunitat Valenciana han vuelto a restablecer o están en disposición de hacerlo en las próximas fechas su plan de intervenciones quirúrgicas. «Depende de cada departamento», expresan desde Sanidad, que ya dio durante la semana pasada instrucciones para ir realizando operaciones programadas o no urgentes que no requirieran el ingreso el UCI.

En algunos de los hospitales valencianos, de hecho, están ya operando por las tardes dentro del llamado autoconcierto de lucha contra las listas de espera en el que participan médicos y enfermeros que por las tardes, fuera del horario habitual de trabajo y de manera voluntaria, operan para sacar a pacientes de la lista de espera. Este tipo de intervenciones fue de las primeras que se suprimieron a mediados del pasado enero, cuando arreció la tercera ola del virus.

Es el caso, entre otros, del Hospital Clínico de València donde no solo se ha retomado la actividad quirúrgica sino que también se ha reprogramado el autoconcierto. El Clínico ha sido uno de los hospitales más afectados por la presión asistencial durante la tercera ola teniendo que destinar espacios como los paritorios a montar camas UCI. Eso ocurría a finales de enero, con 5.400 hospitalizados por coronavirus, de los que 670 estaban en críticos, y cuando cuatro de cada diez camas hospitalarias y el 62 % de las de cuidados intensivos estaban destinadas a pacientes covid.

Las últimas cifras, no obstante, ofrecen otra imagen de la pandemia. Los casos han caído más de un 95 % en mes y medio y Sanidad informó ayer de que los hospitales valencianos contaban con 630 ingresados de los que 176 están en la UCI, lo que supone una caída del 88 % en hospitalizaciones y un vaciamiento del 73 % de las salas de cuidados intensivos por covid.

El Hospital Clínico de València no es el único en la capital del Turia que avanza en su desescalada. En el Hospital La Fe se ha retomado el plan de autoconcierto en pruebas diagnósticas mientras que en intervenciones quirúrgicas se está volviendo «de forma progresiva». El regreso de las pruebas diagnósticas en horario vespertino también es una realidad en el Hospital de Gandia mientras que en el General de Castelló y el de Vinaròs se retomará a partir del próximo lunes.

Regreso también en la privada

La vuelta de este tipo de operaciones permitiría frenar el avance del último mes de las listas de espera quirúrgicas, que en enero alcanzó los 142 días de demora, casi dos meses más que hace un año y casi 20 días más que un mes antes cuando la tercera ola comenzaba a despuntar (125) y el número de personas que llevan más de seis meses esperando ha aumentado un 19 %.

Tanto en marzo de 2020 como en diciembre la irrupción del virus frenó el descenso de la demora al que se habían puesto manos a la obra desde los departamentos de salud con un aumento de los recursos destinados al autoconcierto y el plan de choque.

El plan de choque, la derivación de operaciones a los hospitales privados, también está volviendo al estado previo a la tercera ola. El aumento de los contagios de enero y febrero obligó a la sanidad pública a trasladar pacientes a los centros privados ante la presión asistencial por lo que el calendario quirúrgico perteneciente a las listas de espera de la pública se tuvo que cancelar.

Desde Imed indicaron que hasta la semana pasada se hacían solo operaciones que no requirieran el ingreso hospitalario como son las de traumatología como prótesis de rodilla. Por su parte, desde Quirón señalaron que ya se encontraban realizando las operaciones que les derivaban desde la Conselleria de Sanidad para frenar el aumento de las listas de espera.

Te puede interesar:

Para estas intervenciones en las clínicas privadas el departamento de Ana Barceló había previsto en los Presupuestos de la Generalitat de 2021 20 millones de euros bajo el concepto de «reintegro de gastos por asistencia quirúrgica». Esta cantidad es prácticamente un 50 % más que el año pasado, cuando la Generalitat destinó 14 millones de euros para estas operaciones, y conlleva casi doblar la cantidad en dos años (11 millones en 2019).

Mientras tanto, desde los sindicatos como Comisiones Obreras desearon que este regreso a una mayor actividad sea «en breve» para poder así aligerar las listas de espera. Parte de sus esperanzas, aseguraron fuentes sindicales, estaban en que con la vacunación del personal «se reduzca o incluso desaparezca la incidencia de la covid entre los trabajadores y eso facilite el aumento de actividad en todos los ámbitos sanitarios».