Se acabaron las excusas de la covid para ir al gimnasio. Ha habido 53 días en los que su cierre podía ser una justificación para no levantarse del sofá y acumular kilos, pero desde este lunes, la reapertura de estos centros es también una vuelta a la operación "salvar el verano" en términos de salud física y sin connotaciones coronavíricas ni económicas.

Las más de 600 instalaciones deportivas en espacios cerrados han podido volver a su actividad casi dos meses después. "Había muchas ganas", dice Laura al finalizar una clase de crossfit. Su reapetura ha tenido como imagen diferente la mascarilla obligatoria en todo momento.

De momento, la vuelta es al 30 % del aforo, con distancia de seguridad, mascarilla y reapertura también de vestuarios y duchas, una novedad respecto a la situación de enero cuando se cerró. "Estamos encantados y con mucha ilusión de volver a ofrecer servicios deportivos de calidad", dice el presidente de la Asociación de Empresarios de Centros Deportivos de la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Gómez-Pantoja.

La última alegría ha sido, admite, por el horario. Sanidad rectificaba en el Diario Oficial de la Generalitat de este mismo lunes su decisión de limitar hasta las 20 horas la actividad en las instalaciones deportivas que no fueran al aire libre. Ahora, tras la nueva publicación del DOGV, los gimnasios podrán abrir hasta las 22 horas, cuando comienzan las restricciones a la movilidad por el toque de queda.

La buena noticia tiene un toque agridulce ya que los 53 días de cierre han pasado factura al sector. "Calculamos que un 30 % de los centros deportivos van a quedarse por el camino, se ve en las páginas de internet muchos anuncios de gimnasios traspasándose", añade Gómez-Pantoja quien explica que esto ha provocado una destrucción de empleo "especialmente juvenil y femenino".

Uwe Henningsmeyer forma parte de la Plataforma Defiende tu centro deportivo y es gestor de uno de estos en la Patacona. "Ha sido muy duro, se generó un boquete económico muy grande para el sector", indica. En su opinión, la llamada a cierre y su apertura tardía "manda un mensaje de inseguridad en la ciudadanía, tiene repercusiones después de que hayamos invertido mucho dinero en adecentar los espacios". Por ello, llama a "demostrar que somos seguros y combatir esos mensajes diciendo que el deporte es salud".