La consellera de Sanidad, Ana Barceló, ha enviado esta tarde una carta a la ministra Carolina Darias para que se aborde mañana, durante la reunión del consejo interterritorial, la suspensión de la vacuna de AstraZeneca después de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) haya señalado que los beneficios de este preparado superan a sus riesgos.

La posición de la administración valenciana se adopta después de que la mayoría de gobiernos europeos (España, entre ellos) bloquearan el pasado lunes la inoculación de la vacuna de esta marca después de haberse detectado una treinta de casos de trombosis entre los más de cinco millones de vacunados con este producto. La suspensión ha significado la paralización del plan de vacunación masiva que la Generalitat había iniciado esta semana con el colectivo docente.

La petición de la consellera para introducir de urgencia el asunto en el orden del día del consejo interterritorial se puede interpretar como una petición para reconsiderar la suspensión en el foro donde están los cargos y técnicos del ministerio y los representantes de los gobiernos autonómicos.

Barceló, según la información a la que ha tenido acceso este diario, señala a la ministra el comunicado de hoy mismo de la EMA sobre "la inexistencia de vínculos causales ni científicos" de las trombosis tras la administración del preparado de origen británico. Recuerda que esos vínculos son los que han causado la suspensión de la vacunación por el principio de precaución y que este hecho “ha afectado gravemente a la planificación programada”.

La consellera considera así necesario que se incluya un punto específico en el orden del día del consejo interterritorial para tratar sobre la suspensión de las dosis de AstraZeneca y para que el Ministerio de Sanidad entregue a los departamentos autonómicos toda la información de la que disponga.

No es fácil que la solicitud de los representantes valencianos prospere, dado que el consejo interterritorial está previsto para mañana y puede ser precipitado la modificación de los temas ya incluidos. La carta ha sido remitida por la conselleria esta tarde, una vez conocido el comunicado de la Agencia Europea del Medicamento.

De momento, rige una suspensión cautelar de quince días en la administración de esta vacuna, que ya no se inyectaba a mayores de 65 años al no estar considerada suficientemente probada su eficacia con la población mayor.