Dos embarcaciones con casi una treintena de personas a bordo llegaron entre el domingo y el lunes a las costas de Alicante. En concreto, una a Pilar de la Horadada y la otra a Benidorm.