30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hoteles se reactivan para acoger a británicos en la segunda mitad de mayo

El sector prevé iniciar su reapertura desde finales de abril confiando en el turismo interior y para acoger a los esperados visitantes del Reino Unido

Una pareja de turistas británicos pasea por Benidorm, el año pasado. | DAVID REVENGA

Una pareja de turistas británicos pasea por Benidorm, el año pasado. | DAVID REVENGA

El sector hotelero quiere ser cauto porque la pandemia se ha probado cambiante, pero conforme se acerca el verano, avanza la vacunación y los países van publicando sus hojas de ruta para recuperar la movilidad, el optimismo va creciendo. De hecho, buena parte de estos establecimientos de alojamiento prevé comenzar a reabrir hacia finales de abril con dos objetivos principales: engrasar su maquinaria para poder recibir el aluvión de británicos que se espera a partir de la segunda mitad de mayo —sobre todo en Benidorm— y mientras, ‘pescar’ en el turismo nacional si, como esperan y reclaman, los perimetrajes autonómicos decaen tras la Semana Santa.

Así lo apuntan fuentes de la patronal valenciana del sector, Hosbec, que aseguran que un porcentaje importante de hoteles valencianos planea comenzar a levantar sus persianas antes de mayo. Todavía no disponen de datos concretos, pero estas mismas fuentes destacan que estos planes responden a que «prevén que habrá demanda» sobre todo a partir de la segunda quincena de mayo.

La fecha marcada en rojo en el calendario hotelero es el 17 de mayo, día a partir del cual Reino Unido permitirá los viajes internacionales salvo empeoramiento epidemiológico. Inmediatamente después de que el primer ministro británico, Boris Johnson, pusiera un marco temporal a la vuelta del turismo exterior, las reservas se dispararon, con Benidorm como uno de los epicentros de esa demanda.

Los establecimientos han esperado a disponer de datos más sólidos antes de lanzarse a la piscina y parece que ahora ya los tienen. Destacan que los pick ups —el diferencial entre reservas y cancelaciones— «por fin es positivo».

«Si se plantean abrir es porque hay un mínimo de certezas», insisten desde Hosbec. Las fuentes de la organización empresarial cifran el incremento de las reservas en un 400 %, un dato muy escandaloso a primera vista pero que, recalcan, no debe llevar a engaño, pues va condicionado al derrumbre previo.

Tras un año cerrados, algunos incluso van camino de los 18 meses, los hoteles apuestan por anticiparse unas dos semanas al inicio de ese desembarco británico para estar en forma cuando suceda, ya que reactivar gigantes de ese calibre requiere de una fase de adaptación.

De paso, confían en que para entonces ya hayan finalizado los perimetrajes autonómicos y pueda darse algún tipo de turismo nacional. «Es lo que esperamos y lo que seguimos reivindicando», indican desde Hosbec, desde donde se ha hecho campaña sin éxito para no dar por perdida la Semana Santa. Su objetivo es que haya libertad de movimientos a partir del 12 de abril.

A partir de entonces, hay otra fecha que el sector considera clave para su reactivación: el puente del 2 de mayo, festivo en Madrid y que tradicionalmente supone un repunte de actividad para los hoteles valencianos. Una ventana de oportunidad que temen se haya cerrado por la convocatoria de elecciones autonómicas en esta región.

Nuevas rutas de hasta 4.000 turistas semanales

A la espera del turismo británico, el mercado alemán ya se mueve en la Costa Blanca. La salida de la Comunitat Valenciana como zona de riesgo para Alemania ha hecho que Ryanair, Lufthansa y Eurowings anuncien nuevas rutas con Alicante que podrían suponer hasta 4.000 visitantes extranjeros a la semana. La última en hacerlo fue la aerolínea ‘low cost’ irlandesa, que comenzará a volar hacia el aeropuerto alicantino el 28 de marzo desde Colonia, Frankfurt, Berlín, Hamburgo, Nuremberg, Bremen, Baden Baden y Düsseldorf. En principio, muchas de estas conexiones permanecerán activas todo el verano. La Costa Blanca, en especial la Marina Alta, la Marina Baixa y la Vega Baja, reciben al año 800.000 turistas alemanes.

Compartir el artículo

stats