Lo que comenzó con la paralización de un lote el viernes por la tarde, que en el caso de la Comunitat Valenciana representaba 23.000 dosis, acabará con una semana en la que 84.000 vacunas que esperaban inocularse tendrán que quedarse en las neveras. Un efecto que será casi del doble si se tiene en cuenta que la suspensión está prevista para 15 días. La paralización de la administración de AstraZeneca fue una decisión prácticamente conjunta entre los principales países europeos, pero los números se van haciendo más concretos a medida se baja en la escala.

El freno «temporal», como incidió la consellera de Sanidad, Ana Barceló, cuando comunicó la decisión del Consejo Interterritorial, obliga a la Comunitat Valenciana a rebajar considerablemente sus objetivos de inmunización para esta semana. Así, si la idea era alcanzar las 159.000 dosis inoculadas en siete días, dejar de administrar AstraZeneca implica renunciar a la inyección de más de la mitad, 84.000, en concreto, un 53 %.

Desde Sanidad confirmaron que la comisión técnica de vacunación rehará el plan en los próximos días, pero que mientras tanto se seguirá vacunando tal y como estaba previsto con las dosis de Pfizer y Moderna. En este sentido, desde el departamento autonómico indicaron que hay previstas 56.710 dosis de Pfizer y 17.350 de Moderna para vacunar a mayores de 80 años o más; pacientes ingresados mayores de 80 años o grandes dependientes en centros de larga estancia y continuar con la inmunización de sanitarios de hospitales público.

De hecho, fuentes de Sanidad recuerdan que los grupos que se van a inmunizar con Pfizer y Moderna «son los prioritarios» por su vulnerabilidad y riesgo frente a la covid y que si se estaba organizando una vacunación masiva del personal educativo, así como se hizo la de emergencias, era porque el fármaco de Oxford/AstraZeneca no se había aprobado para inocularse en mayores de 55 años.

Ni siquiera las buenas noticias comunicadas por Pfizer de que tendrá 10 millones de dosis extra para el próximo trimestre para la Unión Europea compensan los problemas que trae la suspensión momentánea de AstraZeneca. De estos 10 millones, la Comunitat Valenciana podría recibir cerca de 100.000 dosis extra, que «no dan para mucho», indican desde el departamento de Barceló. Las dos semanas, de momento, de parón en la administración de la vacuna anglosueca hacen que ya haya dudas en Sanidad sobre la posibilidad de llegar al 70 % de la población vacunada en verano.

En estos momentos, la Comunitat Valenciana ha administrado 499.394 dosis y 160.507 personas cuentan con una pauta completa de protección frente a la covid. Esto supone que 321.014 valencianas cuenten con, al menos, una dosis frente al coronavirus, esto es, un 6 % de la población; de los que la mitad, un 3 %, ya tiene protección completa.

"Se suspende la vacunación, me acaban de llamar de conselleria" J. M. López

Aclaración para los sanitarios

De todas estas, 67.118 personas han recibido la vacuna de AstraZeneca. Entre ellos destaca el personal de emergencias, los cuidadores no profesionales, personal sociosanitario, segunda línea de hospitales privados o los grandes dependientes, todos ellos, menores de 55 años. Sus segundas dosis no se verán afectadas por la paralización ya que entre las dos inyecciones hay un margen de entre 10 y 12 semanas (casi 3 meses) y las primeras vacunas de AstraZeneca se inocularon en la Comunitat Valenciana a mediados de febrero.

Sobre las personas vacunadas, tanto desde la conselleria como desde los expertos consultados lanzan mensajes de calma remarcando que en la Comunitat Valenciana no ha habido «ninguna reacción adversa preocupante». También dejan claro que el sistema de farmacovigilancia funciona y que cuando se vacuna se insiste a los inmunizados que en caso de síntomas pueden llamar al centro de salud. En este sentido, a través de la dirección general de Asistencia Sanitaria, se ha remitido a los profesionales sanitarios valencianos un protocolo de actuación en el que se describen detalladamente los posibles síntomas adversos que pueda provocar la vacuna de AstraZeneca y las pruebas diagnósticas a realizar en cada caso.

Al mismo tiempo, están preparados los teléfonos 900 300 555 y el 112 para que todos aquellos ciudadanos que hayan recibido la dosis de AstraZeneca puedan comunicar sus consultas, sus dudas y cualquier síntoma adverso que pudiera surgir en los 14 días posteriores a su administración.

Farmacias y docentes, los perjudicados

El principal colectivo damnificado ante la paralización esta semana de la vacuna de AstraZeneca es el personal educativo. En total, se esperaba que esta semana recibieran el fármaco de Oxford 72.000 profesionales de centros educativos menores de 55 años. 

También había otras 10.000 vacunas reservadas para otros colectivos que se están inmunizando con AstraZeneca. En especial, personal sociosanitarios. En este caso están los farmacéuticos, sobre los que su colegio profesional denunció que todos los menores de 55 años deberían haber estado ya vacunados, y los fisioterapeutas, de los que aseguraron desde la institución oficial que hay en torno a un 40 % con una primera dosis.