30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cartel de completo en un puente frío y pasado por agua

La ocupación de hoteles y casas rurales en las comarcas de interior de València y Castelló roza el 100 % pese a las bajas temperaturas y las lluvias

La Plaza de la Baronía en Chulilla ayer a mediodía, con las terrazas llenas. | LEVANTE-EMV

La Plaza de la Baronía en Chulilla ayer a mediodía, con las terrazas llenas. | LEVANTE-EMV

El primer festivo desde enero sin cierres perimetrales ni de hostelería está siendo más que positivo para el sector y la restauración. Casas rurales, hoteles y restaurantes del interior valenciano han colgado el cartel de «completo» ante la escapada masiva de la ciudad aprovechando el puente de San José, que comenzó ayer con el festivo autonómico y se prolongará hasta mañana por la noche.

La previsión meteorológica fue el principal temor de principios de semana, cuando todos los partes apuntaban a un temporal de lluvia y nieve durante el fin de semana. Sin embargo, «no ha habido ninguna anulación a pesar de la amenaza», señala Joaquín Deusdad, presidente de la asociación Temps d’Interior y gerente de El Faixero de Cinctorres.

Deusdad asegura que la ocupación roza el 100 % en el interior de la provincia de Castelló, pero también en la de València, donde según el portal Booking -donde no se encuentran todas las opciones habitacionales- un 83 % de los alojamientos ya no están disponibles para este fin de semana. Se incluyen también los hoteles y casas rurales de la costa, una opción menos elegida en esta temporada. Deusdad considera que el turismo de interior, tanto alojamientos como restaurantes, «están trabajando a pleno rendimiento».

Visitantes y excursionistas, ayer por la mañana en las calles de Morella, en Els Ports. | JAVIER ORTÍ

Es precisamente la hostelería quien más está notando el levantamiento de las restricciones. En Chulilla, donde este puente están ocupados el 100 % de los alojamientos turísticos, las terrazas de los bares y restaurantes se llenaron ayer pese a los 11 de grados de media que se registraron durante todo el día y los incesantes chubascos que no dieron tregua.

Así lo confirmó el alcalde de Chulilla, Vicente Polo, quien reconoce que la hostelería es uno de los pilares económicos sobre los que se sostiene la economía del municipio serrano. Por eso «se agradece» la afluencia, porque durante el mes de febrero ha bajado considerablemente el trabajo al solo tener la opción de trabajar para llevar comida a domicilio. «Es un alivio volver a trabajar y generar de nuevo puestos de trabajo porque es la principal fuente de economía de Chulilla, la agricultura genera también puestos de trabajo pero es un sector más minoritario», asegura Polo.

Sin embargo, la afluencia turística no ha descendido con el cierre perimetral de las ciudades de más de 50.000 habitantes, como València. Según Polo, «no nos afectó, hemos tenido grandes afluencias los fines de semana para hacer las rutas del municipio, como la de los Calderones, de gente del área metropolitana de València que sí que se podían desplazar y salir de sus localidades», explica el alcalde.

Mientras, en Morella la imagen fue ayer muy parecida, aunque con temperaturas muy inferiores a las del interior de València: las máximas no llegaron a los 6 grados y todo el día estuvo lloviendo.

Calles llenas en Morella

Sin embargo, no fue ese un impedimento para que los turistas llegaran a la capital de Els Ports. Pese al agua nieve, las calles estuvieron llenas de gente prácticamente todo el día excepto en la hora de comer, cuando los restaurantes se llenaron. Una buena noticia también para su alcalde, Rhamsés Ripollés, quien afirmó que «es importante seguir siendo un referente en la elección como destino turístico y de interior», y eso se debe «al gran trabajo y colaboración con el sector para el seguimiento de los protocolos».

Según los datos que maneja Temps d’Interior, para la Semana Santa la previsión es hoy por hoy, buena. Las reservas están ya al 80 % debido al levantamiento de restricciones que se espera aumente en las próximas semanas.

En este contexto, cobra especial importancia la elección de la capital del turismo rural que organiza la plataforma Escapada Rural y donde este año se han presentado 25 pueblos. De la provincia de València han presentado su candidatura Alpuente, Calles, Anna, Bocairent, Vallada, Xàtiva, Chelva y Chera. En Castelló, El Ballestar, Sant Mateu; Fuentes de Ayódar; Sueras, Cabanes, Vistabella del Maestrat, Culla, Orpesa, Benassal y Peñíscola. En Alicante se presentan Banyeres de Mariola, Tibi, Benissili, La Vall de Laguar, Castell de Castells, Orba y la Vall de Gallinera.

Compartir el artículo

stats