El parón de AstraZeneca habrá durado una semana. España reemprenderá la vacunación con el fármaco anglosueco el próximo miércoles tras haber recibido el aval de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) tras las dudas surgidas por la detección de trombosis muy raras como posible efecto secundario. Y otros países, como Alemania, Francia e Italia, irán todavía más rápido y la reanudarán hoy mismo.

El reinicio de la campaña en España no será inmediato porque antes la ponencia de vacunación deberá proponer qué grupos de edad o riesgo son los prioritarios a partir de ahora y cuáles deben ser excluidos. La decisión la tomó ayer por unanimidad el Consejo Interterritorial de Salud a propuesta del Ministerio de Sanidad, según su titular, Carolina Darias.

La hoja de ruta establece que este fin de semana la ponencia de vacunación establecerá los citados grupos tras escuchar a las sociedades científicas y elevará la propuesta a la Comisión de Salud Pública. El lunes debería darle el visto bueno un nuevo Consejo Interterritorial extraordinario y, si todo marcha según lo previsto, el miércoles se volvería a vacunar.

El comité de farmacovigilancia y evaluación de riesgos de la EMA decidió que la vacuna anglosueca es una opción segura y efectiva contra la covid-19 y que «los beneficios siguen superando al riesgo de efectos secundarios», como destacó su directora ejecutiva, Emer Cooke. La investigación no permite excluir su relación con casos muy raros de coágulos de sangre asociados con los niveles bajos de plaquetas en la sangre. No se ha probado un vínculo causal con la vacuna pero tampoco se ha podido descartar, por lo que la investigación proseguirá en los próximas semanas, dijo la agencia.

La confianza

El parón no debería afectar a la confianza en la vacuna de AstraZeneca, sino «fortalecerla», según María Jesús Lamas, la directora de la Agencia Española del Medicamento. «El sistema funciona. Si hay dudas sobre su seguridad, se vuelve a reanalizar y se confirma», indicó. En España se han producido tres casos sobre casi un millón de vacunados.

Como la relación causal no se ha podido descartar, una de las opciones que estará sobre la mesa de la ponencia de vacunación será excluir de la campaña a las mujeres de menos de 55 años, dado que la mayoría de episodios sospechosos los han sufrido personas de esta franja de edad y sexo. La ponencia de vacunación también volverá a analizar la posibilidad de elevar la edad máxima para recibir esta vacuna desde los 55 actuales a los 65, algo que vienen reclamando desde hace semanas especialistas y comunidades autónomas. Darias ha reconocido que hay dos estudios británicos que certifican la seguridad y eficacia en esta franja de edad.

No hay vínculo causal

Aunque la investigación de la EMA continuará en marcha con una análisis más detallado de los casos, incluida una evaluación de las demás vacunas autorizadas, así como de los estudios epidemiológicos, la agencia considera que se ha llegado a una conclusión científica clara: «La vacuna no está asociada con un aumento en el riesgo general de trombos». Tampoco hay evidencias de que los casos estén relacionados con lotes específicos o con plantas de fabricación concretas. Según explicó Cooke, de los 20 millones de personas que vacunadas con AstraZeneca en el Reino Unido (11 millones) y la UE (7 millones) hasta el pasado 16 de marzo han revisado 18 casos de CVST y 7 casos de coágulos de sangre en múltiples vasos sanguíneos (DIC).

Por otra parte, el epidemiólogo Fernando Simón alertó ayer de «signos preocupantes de aumento de los contagios de covid-19 en algunas comunidades autónomas». Aunque no citó ninguna en concreto, la incidencia a 14 días ha empezado a subir desde un nivel ya de por sí alto en Madrid (225 casos por 100.000 habitantes), País Vasco (177) y Cataluña (172). También ha aumentado, aunque desde cotas más bajas en Navarra (138), Canarias (129), Cantabria (78), Extremadura (72) y Baleares (43).

La media ha subido por segundo día consecutivo desde que el 27 de enero se alcanzó el pico de la tercera ola, aunque lo ha hecho muy ligeramente, en sólo un dígito, de 127 a 128 casos. Esta «inflexión» preocupa al portavoz técnico del Gobierno en la pandemia no solo por las fiestas que se avecinan sino por el entorno europeo. Francia reportó ayer 38.000 casos; Italia, 22.400 ,y Alemania, 17.500. Son muchos más que los 6.215 notificados ayer en España, la mayor cifra en lo que va de semana. El número muertos fue de 117.