Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 60 % de los edificios públicos de 180 municipios es todavía poco accesible

El 85,26 % de los 1.135 inmuebles analizados por la Conselleria de Vivienda incumple en señalización, una deficiencia fácil de subsanar

Martínez Dalmau, en la presentación del estudio. | GVA

Martínez Dalmau, en la presentación del estudio. | GVA

El 42 % de los edificios públicos carece de ascensor, el 82 % no tiene una señalización adecuada, el 63 % es inaccesible en los puntos de información. Estas son algunas de las conclusiones del estudio de accesibilidad en edificios públicos municipales que ha realizado la Conselleria de Vivienda y Arquitectura Bioclimática que se ha centrado en localidades de menos de 50.000 habitantes.

En total han participado 180 municipios y se han analizado 1.135 edificios de titularidad municipal que ya cuentan con un diagnóstico de las deficiencias que presentan en accesibilidad, las posibles soluciones al problema y un coste aproximado de las obras que se deberían realizar.

La deficiencia más generalizada corresponde a la señalización. Se trata de la asignatura pendiente común a la gran mayoría de edificios analizados. En concreto, el 85 % incumple al menos alguno de los parámetros de señalización estudiados, aspecto que tiene una subsanación relativamente sencilla al no requerir la ejecución de obras y de un reducido impacto económico.

Además, la carencia detectada en ascensores explica en gran medida que casi el 60 % de los edificios obtengan una calificación muy baja de accesibilidad. De los edificios analizados en los que se requiere la existencia de ascensor accesible, el 27,34 % no cumple con las dimensiones mínimas y el 39,1% no cuenta con ningún ascensor, accesible o no.

Analizados los edificios según su año de construcción o última reforma, se ha podido observar que el nivel de accesibilidad mejora progresivamente. De hecho, en los construidos o reformados en la última década se ha observado que el porcentaje de los que obtienen grado de accesibilidad aceptable se eleva al 15,43 %.

Además, dos tercios de la inversión estimada corresponden a la subsanación de solo dos elementos de los más de 40 estudiados: por un lado, la instalación o renovación de ascensor accesible para comunicación entre plantas del edificio y, por otro, la reforma en aseos para llegar al cupo mínimo de aseos accesibles.

La Conselleria de Vivienda y Arquitectura Bioclimática ha pisado el acelerador para que los edificios públicos sean accesibles ya que hace tres años que todo (lo público y lo privado, en cualquier ámbito) debería serlo.

Por ello, hace un año, esta misma conselleria presentó las conclusiones de un informe similar que analizó las deficiencias en accesibilidad de los edificios de la Generalitat Valenciana, mientras anunciaba la continuidad del trabajo poniendo el foco en los municipios de menos de 50.000 habitantes que cuentan con un presupuesto menor y una población más envejecida.

Ayer, el conseller de Vivienda y Arquitectura Bioclimática, Rubén Martínez Dalmau, presidió la Mesa de Accesibilidad de la Comunitat Valenciana y explicó las conclusiones del informe, acompañado por el director general de Calidad, Rehabilitación y Eficiencia Energética, Alberto Rubio y por Paz Cortes, una de las técnicas que ha realizado el análisis y la radiografía con la que empezar a eliminar barreras.

«Es necesario concebir sin obstáculos todo lo que se crea y diseña de nuevo, y adaptar progresivamente todo aquello que ya se ha realizado con barreras, una prioridad no solo de nuestras edificaciones, sino extenderlo a una futura accesibilidad urbana para facilitar la movilidad y el flujo autónomo de todas las personas», aseguró Martínez Dalmau.

Sobre las deficiencias que refleja el informe, la conselleria afirma que requieren de «respuestas inmediatas» porque «entendemos que los edificios públicos son el espacio donde la Administración entra en contacto con la ciudadanía». «Si perpetuamos las barreras arquitectónicas estaremos permitiendo que una parte de la población quede excluida con total normalidad de los servicios públicos», aseguró.

Normas de construcción

«Observamos como los edificios de nueva construcción presentan un mayor índice de cumplimiento de las normas, cosa que nos indica que en las normas de edificación se van teniendo más en cuenta estas cuestiones por no dejar a nadie atrás», añadió como punto positivo a destacar.

Según el director general Alberto Rubio, el trabajo presentado pretende sentar las bases para la «necesaria mejora de las condiciones de accesibilidad en edificios públicos existentes de la Comunitat Valenciana y así poder conocer el estado de cada uno de sus elementos, su nivel de accesibilidad global, y la inversión estimada a realizar para su adecuación». El estudio de conselleria aporta una visión general de cada municipio y de la provincia.

Compartir el artículo

stats