Investigadoras e investigadores del Instituto Cavanilles de Biodiversidad y Biología Evolutiva de la Universitat de València, en colaboración con la Universidad de Castilla La Mancha, han perfeccionado los algoritmos de programación genética (GP) existentes para analizar las fluctuaciones hídricas en las zonas húmedas mediterráneas de la Península Ibérica. En un artículo en la revista Remote Sensing han demostrado que este método mejora las técnicas existentes hasta ahora de la cartografía del agua, especialmente para lagos y humedales temporales poco profundos como son los mediterráneos.

La programación genética es una metodología inspirada en la evolución biológica y la selección natural para desarrollar automáticamente programas o algoritmos que realicen, por computación, una tarea definida por el usuario. No es la primera vez que se utilizan estas técnicas para analizar los cambios hidrológicos.

Un estudio de la investigadora Carolina Doña –que también firma este artículo– desarrolló algoritmos GP, que mejoraron notablemente las técnicas utilizadas hasta la fecha a la hora de estudiar sistemas fluctuantes, como es el caso de los humedales mediterráneos. En la investigación se analizaron imágenes de los satélites Landsat y se seleccionaron, utilizando técnicas de GP, los algoritmos que se ajustaban mejor a diferentes tipos de humedales.

Ahora, el reciente estudio ha validado el algoritmo GP y ha analizado todos los tipos principales de humedales en la cuenca mediterránea, aunque estas técnicas también sirven para analizar todas las regiones mediterráneas del mundo. «Esta metodología alternativa mejora mucho las previsiones y las reconstrucciones hídricas, con lo cual los errores se reducen muchísimo», según el catedrático Antonio Camacho.