La hasta ahora portavoz adjunta del grupo Ciudadanos en las Corts, Ruth Merino, será la nueva síndica del grupo después de la huida de Toni Cantó al PP de la Comunidad de Madrid. Merino tendrá como portavoces adjuntos a los diputados Mamen Peris, Merche Ventura y José Antonio Martínez. El acuerdo, que según fuentes del partido por unanimidad, se ha alcanzado después de una intensa reunión de todos los miembros del grupo parlamentario que se ha prolongado durante más de cuatro horas esta mañana. Merino era hasta ahora la segunda de a bordo de Toni Cantó, pero la diputada, aunque no ha cargado contra el actor por la forma en que ha abandonado el partido naranja, ya no se sentía ligada al actor. De hecho, es una de las diputadas más decepcionada con el salto de Cantó a Madrid. Su ascenso implica cierta continuidad en el grupo ya que de ella ya asumía un papel protagonista y cubría las ausencias del actor. Su perfil, no obstante, es mucho más sosegado que el del actor, muy agresivo en la tribuna. El pasado jueves Merino ya fue la encargada de preguntar al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, desde un tono mucho menos duro.

Ruth Merino era la propuesta de la dirección nacional de Ciudadanos, pero ante un grupo divivido y totalmente desnortado tras la espantada del actor, la fumata blanca ha tardado en llegar ya que también se había postulado para el puesto la adjunta Mamen Peris, que era, en principio, una de las preferidas por la mayoría del grupo y quien en las últimas horas de forma más abierta había critcado a Cantó. La negociación interna, según algunas fuentes, se ha centrado también en reasignar las tareas dentro del grupo en las diferentes comisiones y portavocías tras el terremoto de la marcha de Cantó. Una cuestión que tiene consecuencias desde el punto de vista retributivo y de la visibilidad de unos y otros y que ha buscado evitar fugas de críticos al grupo de los no adscritos.

De la terna de adjuntos destaca que se ha promocionado a José Antonio Martínez, cercano al ex secretario de organización y senador Emilio Argüeso a quien la dirección ha expulsado recientemente tras acusarlo de captar a cargos para el PP. Ciudadanos recupera también a Merche Ventura, quién ya fue adjunta la pasada legislatura, y que tiene un perfil conciliador y, en principio, no pertenece a ninguna de las facciones.

Ciudadanos salva, de momento, un escollo importante, pero está por ver como el grupo, con bandos enfrentados, se sobrepone al revés sufrido no sólo por la marcha de Cantó sino también por el proceso de desintegración en el que está sumido el partido y que se ha agravado a raiz de la moción de censura de Murcia y las difentes fugas de cargos.