Los menores pueden acceder a las instalaciones deportivas en compañía de un adulto. | EDUARDO RIPOLL

Éxtasis ante la vuelta de las competiciones deportivas valencianas

La lluvia incipiente no consiguió empañar una jornada largamente postergada para cientos de jugadores que, como María, Pelayo, Raquel o Quique, pudieron retomar ayer sus competiciones deportivas en la Comunitat Valenciana. Y es que, los índices epidemiológicos parecen avalar la decisión adoptada por la Conselleria de Sanidad, en el marco de la ejecución de una «desescalada» paulatina, causando el furor tanto de clubs como de deportistas, incluso los más pequeños.

Una decisión tan aplaudida como ansiada por gran parte de la ciudadanía, que como Laura Barbera, valora positivamente la flexibilización de las restricciones autonómicas. Su hijo disputó ayer, por primera vez desde el pasado mes de enero, un partido de fútbol. Las expectativas, según narró, se entremezclaban con el nerviosismo y la ilusión, pero no defraudaron. Así, el campo de fútbol de CD Serranos, a los pies del viejo cauce del río Túria, fue un agradecido testigo de la emoción de decenas de apasionados futbolistas que, tras largas semanas de espera, volvieron a ensuciar sus botas en el césped. «Los niños necesitan seguir el ritmo de la competición y, en estos momentos, eso no implica ningún riesgo», afirmó. Su declaración fue interrumpida por un grito unánime: «¡gol!». Expresiones de júbilo y ánimo que no cesaron durante toda la jornada en el campo valenciano y que se replicaron, del mismo, en el resto de instalaciones de València, Castelló y Alicante.

«La única certeza que tenemos es que nuestras hijas estaban ansiosas por volver a jugar un partido de fútbol», expresaron Jorge y Sergio, que siguieron con detenimiento desde la grada cada movimiento de las pequeñas Lorena y Sofía. Según estipula la normativa, aunque la celebración de las competiciones debe realizarse a puerta cerrada, los menores pueden acceder con una persona adulta a las instalaciones. Una suerte que, sin embargó, no acompañó a decenas de progenitores que, como Ezequiel, tuvieron que contemplar las hazañas de sus hijos tras las vallas del campo de fútbol. No obstante, como coincidieron en señalar, «eso es lo de menos».

«Somos conscientes de que debemos estar fuera, lo importante es que los niños socialicen y puedan volver a competir, aunque esta decisión se podría haber tomado hace un par de semanas», defendió.

«Veto» al fútbol

Pese al optimismo generalizado, la Federación de Fútbol de la Comunitat Valenciana (FFCV) anunció hace menos de dos semanas que solicitaría medidas cautelarísimas si la conselleria encabezada por Ana Barceló mantenía el «veto» a las competiciones de fútbol base y autonómico. Una «discriminación», según denunciaron, a la que también se sumó Lluís Pérez, director gerente del CD Serranos, salvando ciertas distancias. Así, aunque reconoce que «en otras comunidades no se han interrumpido las competiciones deportivas» y que «no tiene sentido que se permita la entrada a los teatros, pero se restrinja el fútbol», se muestra esperanzado respecto al futuro. Y es que, Sanitat volverá a revisar la normativa vigente el próximo 12 de abril. «Ojalá nos permitan competir con público respetando los límites de aforo», concluyó. Un anhelo igualmente compartido por Jesús Latorre y Rodrigo García, entrenadores del equipo femenino del CD Camporrobles en las categorías de benjamín y alevín. Según narraron, «lo más duro ha sido recuperar la metodología de entrenamiento tras el parón». Eso sí, reconocen la voluntad y entusiasmo de sus pequeñas jugadoras, que mantienen la esperanza de volver disputar un próximo encuentro. «Ahora sí, la semana que viene más y mejor».