El portavoz socialista en la Diputación de Alicante, Toni Francés, calificó ayer de «escandalosas» las informaciones sobre el bajo nivel de ejecución que presentan los ayuntamientos gobernados por el PP en el reparto de las ayudas del Plan Resistir, dirigidas a las empresas y autónomos más golpeados por la crisis. Francés pide al presidente provincial de los populares, Carlos Mazón, que dé explicaciones por el «boicot» o, al menos, la «pasividad» que reprocha a «muchos alcaldes del PP en la provincia de Alicante a la hora de convocar, tramitar y abonar las ayudas». Según los socialistas, detrás de esta maniobra está el objetivo de hacer oposición al Consell.

Las cifras que ayer publicó este diario reflejan grandes desajustes entre los consistorios en función de si están gestionados por los partidos del Botànic o por los populares. «Mientras casi todos los ayuntamientos de municipios grandes y medianos gobernados por el PSPV han comenzado a pagar las ayudas, incluso las han abonado al completo, los del PP no ha pagado ninguna, y en algunos se habla directamente de boicot», afirma Francés, que observa una intencionalidad por parte de algunos ayuntamientos a la hora de ralentizar unas ayudas que sectores como la hostelería «están esperando con urgencia».

Frente a la posición combativa con el Ministerio que han adoptado Compromís y Unides Podem para insistir en el cierre inmediato de la central nuclear de Cofrentes, el grupo socialista en las Corts ha presentado una Proposición No de Ley (PNL) que insta a aprobar un plan de dinamización del empleo en el área del complejo cuando se haga efectiva la clausura, prevista para 2030. La iniciativa urge al Consell a poner en marcha incentivos para las empresas que creen empleo y contribuyan a la reindustrialización de la zona con tal de evitar la despoblación de las comarcas afectadas. Unas actuaciones cuyas competencias estarían en manos de consellerias de Compromís.

«Ahora que ya se ha aprobado el cese definitivo de actividad de la central, se abre la oportunidad de planificar el futuro de la zona en la que se encuentra la nuclear, y debemos centrar los esfuerzos en el día después de apretar al botón de apagado», asegura el portavoz de Agricultura del PSPV, David Calvo, que apuesta por «una transición justa en el área de influencia de la central» a través de «un plan real y efectivo de dinamización empresarial desde una mirada sostenible». Por su parte, el portavoz socialista de Medio Ambiente, Paco Gil, reclama al Consell un mayor impulso de las energías renovables.