El parón sanitario y de las intervenciones quirúrgicas en enero y febrero para atender la emergencia sanitaria por la tercera ola de contagios de coronavirus ha vuelto a incrementar un 7,6 % las personas en lista de espera para una operación quirúrgica. Según los datos facilitados ayer por la Conselleria de Sanidad Universal un total de 70.369 personas esperan para ser intervenidos de alguna dolencia. Se trata de 4.969 personas más que en la anterior actualización relativa a enero y 10.531 más que en diciembre.

La lista de espera quirúrgica para ser intervenido en los hospitales de la Comunitat Valenciana también se sitúa en 150 días de «demora estructural en el mes de febrero», según los datos facilitados ayer por la Conselleria de Sanidad Universal. Se trata de ocho días más que los registrados durante el mes de enero y veinticinco días más respecto a diciembre, cuando la media de días de espera era de 125.

Una cifra que no ha dejado de aumentar desde finales de 2020 debido a los efectos de la pandemia, a pesar de que desde septiembre la tendencia había sido a la baja. En noviembre se logró reducir la media de espera a 120 días, frente a los 132 días de octubre. El aumento de la demora a 125 días en diciembre y el alarmante incremento de casos provocó que el 8 de enero se decretara la suspensión de todas las actividades quirúrgicas y pruebas diagnósticas no urgentes ante la saturación hospitalaria generada por la pandemia. Un dato que no ha cesado de aumentar hasta los 142 días de enero y los 150 días de demora que se han alcanzado en febrero.

El 50% son patologías menores

De los 70.369 pacientes en listas de espera, la Conselleria de Sanidad asegura que se trata de «patologías menores. Más del 50% (37.000) espera para ser operada de oftalmología, cirugía ortopédica o traumatología». En otras especialidades más acuciantes las cifras son preocupantes pero menos cuantiosas: 339 pacientes están esperando a ser operados de cirugía cardiovascular; otros 1.359 en neurocirugía o 129 en cirugía torácica. Otras 11.000 personas también esperan para ser operadas de cataratas, 3.000 más de hernias inguinales y otras 2.000 de juanetes.

La secretaria autonómica de Eficiencia y Tecnología Sanitaria, Concha Andrés, asegura al respecto que en la Conselleria de Sanidad «hemos tenido que reorganizar todo el sistema sanitario, incluidos los quirófanos, para poder cubrir las necesidades asistenciales en cada momento de la pandemia. Ha sido un trabajo muy costoso, sobre todo en los momentos de mayor presión asistencial, pero que ha puesto de manifiesto el esfuerzo de los profesionales sanitarios y la capacidad de nuestro sistema sanitario». La secretaria autonómica recuerda que, a pesar de todo, «en los momentos de mayor presión asistencial «han continuado realizándose intervenciones quirúrgicas urgentes y no demorables u operaciones consideradas prioritarias».

Ahora, tras la reducción de casos, los recursos asistenciales ya retoman su actividad habitual gracias a la baja incidencia del coronavirus en la Comunitat Valenciana, la más baja de toda España. «Esta reactivación asistencial, junto con el plan de autoconcierto y el plan de choque, permitirán reducir la demora estructural si la situación epidemiológica lo permite», vaticina Concha Andrés.