El proyecto de reforma de una de las grandes infraestructuras del área metropolitana de València, propiedad del Estado, ha vuelto a provocar la protesta del empresariado local y de los consistorios afectados. Tal y como ha ocurrido anteriormente con la A-7, la V-21 o la V-30, la ampliación de la llamada Pista de Silla (V-31) ha generado amplio rechazo en la zona afectada, especialmente entre las firmas representantes de diversos centros comerciales implantados, cuyos dirigentes han buscado hacer un frente común con los ayuntamientos de los municipios que atraviesa para oponerse al proyecto.

De este modo, representantes de los parques comerciales de Alfafar, Sedaví y Massanassa, en l’Horta Sud, se reunieron ayer con los ayuntamientos de los municipios situados en la Pista de Silla para tratar la problemática que supondrá la ampliación y las consecuencias. A la cita acudieron los alcaldes de Alfafar, Juan Ramón Adsuara (PP) Sedaví, José Francisco Cabanes; Beniparrell, Salvador Masaroca (Compromís); Massanassa, Paco Comes (PP); Albal, Ramón Marí y Catarroja, Jesús Monzó (Compromís).

Importante colapso de tráfico

En la reunión, celebrada en el centro comercial MN4 de Alfafar, se realizó la presentación de un estudio de tráfico que el empresariado ha encargado, en el que se analizaba cómo afectarían las obras de ampliación de la V-31 a los accesos de los municipios y, por consiguiente, a la actividad comercial e industrial de sus polígonos. Fuentes del grupo explican que pasar de las seis salidas actuales a tres y sin acceso a la vía de servicio generará un importante colapso de tráfico, tanto de entrada a los cascos urbanos desde esos puntos, como a las respectivas zonas comerciales.

Del mismo modo, se expuso la problemática que la ampliación conllevaría en épocas de fuertes lluvias, ya que aumentaría el riesgo de inundaciones en los términos municipales por donde discurre la pista y zonas urbanas de los pueblos. En la actualidad ya existe un fuerte problema de inundaciones y diversos municipios están a la espera de la construcción de un gran colector que «sería incompatible con la ampliación que se plantea», dice el empresariado.

Según fuentes del Ayuntamiento de Alfafar, los alcaldes asistentes coincidieron en que este proyecto de ampliación de la Pista de Silla no incluye acciones que valoren alternativas ciclo peatonales, e implica un aislamiento aún mayor de las zonas urbanas del Parc Natural de l’Albufera.

Es por ello que tanto los ayuntamientos, como todo el sector industrial y comercial, se posicionaron « totalmente en contra» de este proyecto y optaron por crear un frente común para estudiar y presentar alegaciones, ofreciendo alternativas, que se consensuarán y se presentarán al Ministerio de Transportes y Movilidad.

Los alcaldes y representantes empresariales reclaman una revisión de esta actuación tanto desde el punto de vista comercial, que valore la existencia del entramado industrial y de negocios de la zona, como desde el punto de vista de movilidad sostenible, con opciones y alternativas que permitan una conexión sostenible entre las zonas urbanas y el parque natural.

Reunión con el ministerio de Ábalos y recursos conjuntos

El sector comercial de la zona es el que ha encargado un estudio del tráfico que servirá de base para las alegaciones conjuntas que se van a presentar al Ministerio de Transporte y Movilidad, que dirige José Luis Ábalos, como informa el empresariado. Con las conclusiones, se va a constituir un grupo de trabajo con los ayuntamientos para ir de la mano en este asunto en las pròximas acciones. Una de las medidas que se baraja es solicitar una entrevista con los responsables del ministerio para abordar el impacto que el modelo que se ha diseñado causará en los núcleos poblacionales.