El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, la Generalitat Valenciana, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en España (Acnur) y las entidades sociales Servicio Jesuita a Migrantes España, Cáritas Diocesana Orihuela-Alicante, Cáritas Diocesana Segorbe-Castelló y Cáritas Diocesana Valencia desarollarán un programa piloto de acogida de personas refugiadas en cinco municipios valencianos. La experiencia viene precedida de una iniciativa similar en el País Vasco. Acogerá a 23 personas repartidas en cinco familias de origen sirio procedentes de los campos de refugiados que hay en el Líbano.

El Servicio Jesuita a Migrantes España asume la responsabilidad de articular, dinamizar, apoyar y tutorizar en cada uno de los municipios de Valencia y Alaquàs. Cáritas Diocesana de Orihuela-Alicante asume la misma responsabilidad en el municipio de Calp; Cáritas Diocesana de Segorbe-Castelló en Almassora; y Cáritas Diocesana de Valencia en Cocentaina.

Las personas beneficiarias de Protección Internacional que hayan sido acogidas en un municipio valenciano en el marco de esta experiencia piloto serán invitadas a considerarse actores protagonistas de su adaptación a la realidad local. Serán informadas de sus derechos y obligaciones, así como del esfuerzo que se necesitará de ellas para el logro de los objetivos de adaptación y autonomía, y se fomentará su participación en la toma de decisiones por consenso, así como en los encuentros que se puedan realizar para compartir la experiencia.

El Proyecto de Acogida e Integración de cada Entidad Titular del Acuerdo de Patrocinio y del Grupo Local de Patrocinio Comunitario debe presentar una estrategia solvente y concreta para lograr el objetivo principal: favorecer el mejor proceso posible de autonomía e independencia, así como de integración y participación en la sociedad de acogida de las personas beneficiarias de protección internacional participantes en esta experiencia piloto.

Una vez llegadas a España, las personas refugiadas que hayan sido identificadas para participar en la experiencia piloto, tras la primera acogida en recursos del MISSM, se desplazarán a los municipios de acogida para comenzar su itinerario en el Experiencia Piloto de Patrocinio Comunitario.

En el plazo de un mes, se deberá confirmar el consentimiento de las personas preseleccionadas para su participación en la experiencia piloto. El objetivo general de esta etapa es, una vez estabilizadas las familias, favorecer el mejor proceso posible de autonomía e independencia, así como de integración y participación en la sociedad de acogida de las personas beneficiarias de protección internacional participantes en esta experiencia piloto.

Posibles candidatos

Se llevará en una primera etapa a cabo la identificación de las personas refugiadas en necesidad de reasentamiento en el primer país de acogida y, en caso de que así se solicite por el Gobierno de España, la propuesta inicial a las autoridades españolas de posibles personas candidatas a participar en el proyecto de acuerdo a los parámetros previamente acordados y haciendo un análisis de los mismos con el fin de que los perfiles de las personas refugiadas seleccionadas encajen con las características y recursos de los municipios.

Alojamiento, manutención y aprendizaje del idioma

La iniciativa incluye alojamiento, manutención, red social y estrategia para el aprendizaje del idioma, para la formación para el empleo y la búsqueda del mismo, y para responder a las necesidades básicas de atención psicológica, interpretación y traducción y asesoramiento legal, mediante un trabajo de colaboración entre el Grupo Local de Patrocinio Comunitario y la Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas en colaboración con el resto de instituciones.