Los desplazamientos en el interior de la Comunitat Valenciana han repuntado en la última semana de marzo y se acercan a niveles prepandemia. El último informe de movilidad local que realiza Google a través de la geolocalización de los móviles confirma un incremento de las salidas tras el desplome en febrero en plena tercera ola de la pandemia del coronavirus. El estudio confirma un incremento de los desplazamientos a centros comerciales y bares que de momento no se ha traducido en un incremento exponencial de contagios. El informe también revela que la incidencia del teletrabajo es mucho mayor en Madrid y Cataluña que en la Comunitat Valenciana.

Google puso en marcha en abril del año pasado la iniciativa Covid-19 Community Mobility Reports, un repositorio de datos basados en la localización de millones de móviles que utilizan servicios de Google —como Google Maps— que ofrece información acerca de cómo el confinamiento afecta a la movilidad en diferentes países y regiones. Según la compañía, esta información se obtiene utilizando datos «anónimos y agregados», lo que significa que no registra datos personales de quién se desplazada o deja de hacerlo a un determinado sitio, sino de qué cantidad de móviles van a cada lugar y cuánto tiempo permanecen allí. Los datos se obtienen tomando la media de las salidas por trabajo, ocio (restaurantes, bares y tiendas) y transporte (estaciones de tren, metro o autobús). La movilidad se expresa en comparación con la normalidad del lugar: un valor 100 significa que los desplazamientos son iguales que en enero de 2020 y un valor de 50 que los movimientos se han reducido a la mitad. En diciembre la movilidad en la Comunitat Valenciana se disparó y las consecuencias se vieron en la tercera ola registrada en enero y febrero.

Alicante, que sufrió una tercera ola más dura que Valencia y Castelló, es la provincia de la Comunitat que registra menos movilidad. Las estaciones de transporte alicantinas tienen un 23 % menos de pasajeros que antes del estallido de la pandemia frente a las de la provincia de Valencia que son utilizadas por un 12 % menos de usuarios que en enero de 2020. El estudio (que contiene datos actualizados a 31 de marzo) apunta que la afluencia a los parques en Valencia es un 23 % superior a los niveles prepandemia y que la afluencia a las tiendas y los bares solo es un 21 % inferior a pesar de las restricciones horarias que obligan a cerrar la hostelería a las 18.00 horas y los comercios a las 20.00 horas.

Un punto débil de la Comunitat Valenciana frente a Cataluña y Madrid es la escasa implantación del teletrabajo. Los desplazamientos a los lugares de trabajo solo han descendido un 15 % en la Comunitat Valenciana frente a un 44% en Madrid y a un 39 % en Cataluña. La caída media de este tipo de movilidad a nivel nacional es del 32 % (más del doble que en la Comunitat Valenciana).

Los datos revelan una tendencia de movilidad reciente en muchas ciudades valencianas. Las salidas de casa llevan subiendo desde la reapertura de los bares el 1 de marzo (tras cuarenta días de cierre) y el incremento del horario comercial de las tiendas. La movilidad roza el 80 % de lo habitual antes del estallido de la pandemia y es muy superior a la de ciudades europeas como Roma o Milán (60 %) donde la libertad comercial se ha restringido drásticamente esta Semana Santa para combatir el fuerte repunte de contagios.

Los datos de Google también confirman la permisividad de Madrid con los bares y restaurantes. El nivel de desplazamientos por ocio de los madrileños es un 9 % inferior al que tenían antes de la pandemia frente a la bajada del 21 % en la Comunitat Valenciana. Por contra, el nivel de incidencia acumulada del virus en los últimos 14 días en Madrid es de 268 contagios por cada 100.000 habitantes frente a los 33 de la C. Valenciana.