Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las ciberestafas a empresas aumentan un 20 % en 2020

Las prácticas más comunes son la suplantación de identidad y el envío fraudulento de correos electrónicos

Instalaciones del Centro de Seguridad TIC de la Comunitat Valenciana.  | F. BUSTAMANTE

Instalaciones del Centro de Seguridad TIC de la Comunitat Valenciana. | F. BUSTAMANTE

La Comunitat Valenciana es la segunda autonomía donde más han aumentado los casos de fraude después de Madrid en el último año. Lo señala el Informe sobre el Estado del Fraude en España 2019-2020 emitido por la Asociación Española de Empresas Contra el Fraude (Aeecf), que apunta que en un año se han registrado un 20 % más de estafas en el territorio valenciano.

El fraude es una de las mayores preocupaciones de las empresas, según se extrae del estudio mencionado. De hecho, suponen, en su mayoría, pérdidas anuales de hasta un millón de euros. En este último año, tal como se desprende del documento, las empresas han observado un incremento en los intentos de fraude, algo que creen que irá en un ascenso paulatino conforme los consumidores vayan decantando sus preferencias de consumo hacia transacciones electrónicas.

La suplantación de identidad es la estafa que más se ha reportado (67 %), seguida de los ataques de phishing o «ciberestafadores» (22 %) y el fraude documental (11 %). ¿Cómo protegerse? La mayoría de las empresas lo hace mejorando la tecnología y enriqueciendo la información de los usuarios para una mejor identificación. Una tarea que prevén implementar y a la que se destinarán unos 50.000 euros por empresa, según el informe anual.

A pesar de que los fraudes que se incluyen dentro del estudio atañen a empresas privadas, también son frecuentes en las instituciones públicas. En 2019 se hizo pública la estafa de 4 millones a la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de València, mediante transacciones bancarias y llamadas. El Instituto Valenciano de Atención Social-Sanitaria (Ivass) denunció en enero la sustracción de cien mil euros a través de falsedad documental y suplantación de la identidad de un proveedor. El Ayuntamiento de València, por su parte, abortó un intento de fraude hace unos meses similar al que sí sufrió la EMT a través de correos que pedían información sobre facturas. El Palacio de Congresos también sufrió una estafa en febrero de 21.000 euros.

Compartir el artículo

stats