El Sistema de Monitorización de la Mortalidad Diaria (MoMo), que recoge la información procedente de 3.929 registros civiles, registró en la cuarta semana de marzo un exceso de mortalidad de 474 personas, un 7 %, tras cinco semanas, desde mediados de febrero, sin detectar sobremortalidad.

En concreto, desde el 22 al 27 de marzo fallecieron en España 7.270 personas, mientras que la cifra esperada, según los modelos de medias históricas basados en la mortalidad observada de los últimos 10 años, en los que se basa el MoMo, estimaba para ese periodo un total de 6.796.

Del excesos de muertes registrados por el MoMo en ese periodo, el 13,4 % eran hombres y el 5,2 %, mujeres. Por edades, el 14,3 % de los fallecidos se encontraba en la franja de edad comprendida entre los 65 y 74 años, un 12,3 % era menor de 65 años y un 5,4 % superaba los 74.

En el último periodo detectado con exceso de mortalidad, el que va del 28 de diciembre de 2020 al 13 de febrero de este año, se registraron un total de 74.634 muertes por todas las causas (cuando se esperaban 62.439 fallecimientos) lo que supone una sobremortalidad de 12.195 personas, el 19,5 %.

En aquel periodo, el grupo de edad más afectado por este exceso de muertes era, sin embargo, el de las personas de más de 74 años -lo que si se compara con el de este último balance parece indicar, de manera clara, la influencia de la vacunación en las cifras-, que registró en el período analizado un total de 55.367 muertes, con 9.421 fallecimientos más de los esperados (un 20,5 %), manteniéndose como grupo peor parado debido a la covid.

En cuanto al grupo comprendido entre los 65 y 74 años, el que ahora se coloca como el más elevado, habían fallecido 10.058 personas, un exceso de 1.808 muertes (un 21,9 % más).