El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha considerado un "horizonte razonable" el fin del estado de alarma el próximo 9 de mayo y ha apuntado que es "posible" gestionar la pandemia sin estas medidas "si no hay un cambio sustancial" en la incidencia acumulada.

Así se ha pronunciado Puig este miércoles en una entrevista en 'Más de Uno', de Onda Cero, donde ha señalado: ""Sin el estado de alarma no nos quedamos desguarnecidos. Nosotros hemos tomado medidas avaladas por el Tribunal Superior de Justicia". Sin embargo, ha admitido que hay algunas limitaciones que "afectan directamente a la constitucionalidad" cuya continuidad está ligada al estado de alarma.

Respecto a la fecha del 9 de mayo, ha indicado que el gobierno valenciano lo observaba como un "punto de inflexión" en la desescalada, pese a que "hay que ver cómo evoluciona esta cuarta ola para ver qué medidas hay que mantener".

Por ello, ha considerado que este momento es una "previsión". "Tenemos un mes para ir viendo cómo evoluciona la pandemia. Si hay que cambiar la posición, se cambia en función de como vaya, pero hay que poner un horizonte, es importante para todos". Además, ha abogado por "llegar a junio y julio con un panorama óptimo para empezar una recuperación adecuada".

Rebrotes

Al respecto, ha considerado que el levantamiento de este marco jurídico deberá tratarse en el Consejo Interterritorial dependiendo de cómo evolucione la incidencia. "Tenemos que llegar al final de estado de alarma con el objetivo de levantar restricciones como la movilidad", ha agregado, al tiempo que ha admitido preocupación por los rebrotes en otras autonomías y en Europa.

Respecto al territorio valenciano --el único de España en riesgo bajo actualmente--, ha indicado que si llega "en esas condiciones" al final de mes, se podría "empezar a rebajar algunas restricciones más importantes" con "mucha prudencia".