Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Tocaría cónclave de presidentes

La campaña madrileña del 4M dificulta la convocatoria de una «lógica» conferencia de líderes autonómicos para trazar las líneas del nuevo escenario político tras el estado de alarma. El órgano no se reúne desde hace seis meses

Imagen de la última conferencia de presidentes autonómicos, celebrada el 26 de octubre de 2020 en presencia de Von der Leyen. | EFE/MOYA

Imagen de la última conferencia de presidentes autonómicos, celebrada el 26 de octubre de 2020 en presencia de Von der Leyen. | EFE/MOYA

El próximo 10 de mayo se abrirá el tercer (o cuarto, según se cuente) escenario pandémico en la política española. El primero fue el de tutela de las políticas públicas desde el Gobierno y la sucesión de estados de alarma. El segundo ha sido el de la «cogobernanza» con las comunidades autónomas y con la protección detrás de un largo estado de alarma. Entre uno y otro, coincidiendo con el verano y el tránsito de la primera a la segunda ola, hubo un espacio en el que las autonomías actuaron sin el paraguas de la declaración de alarma, pero con una incidencia baja del virus. Ahora, el 9 de mayo decae el régimen excepcional de la alarma y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ya ha anunciado que no prevé prórroga. Se abre un ciclo nuevo, en el que los territorios deberán actuar solos y coordinarse en el Consejo Interterritorial. Y deberán hacerlo cuando en la mayoría de la geografía española y europea repuntan los contagios.

Lo «lógico», señalaban ayer algunos gobiernos autonómicos (y coincidían fuentes del Ejecutivo valenciano), sería iniciar este nuevo periodo después de una conferencia de presidentes autonómicos en la que poder debatir y trazar las líneas del nuevo marco de actuación sobre la covid. El último cónclave fue el 26 de octubre de 2020, un día después de la aprobación por el Gobierno del estado de alarma para seis meses y con la segunda ola de la pandemia arreciando. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, y las ayudas de la UE para la recuperación fueron las protagonistas. Desde entonces, no ha habido más convocatoria de un órgano que fue casi de encuentro semanal durante la primera ola. El Consejo Interterritorial de Sanidad es el que ha pasado al primer plano en esta última etapa.

Un cónclave de presidentes sería lo lógico en estas circunstancias (es lo que ha hecho recientemente Angela Merkel en Alemania), pero la lógica puede topar en esta ocasión (y no sería la primera) con el contexto electoral. Los comicios en la comunidad de Madrid del 4 de mayo marcan la actualidad y ese trasfondo lleva a pensar dos veces cada paso que se da por las repercusiones que pueda tener. Así, una conferencia de líderes autonómicos en la fase final de la campaña del 4M sería regalar un altavoz y casi servir en bandeja focos y micrófonos a la presidenta de Madrid y principal candidata al triunfo en las urnas, Isabel Díaz Ayuso (PP), aseguran dirigentes políticos consultados.

Además, los resultados prácticos del encuentro estarían condicionados por este escenario electoral, agregan.

Con todo, el Gobierno no descarta convocar la conferencia, refieren fuentes próximas a la Moncloa: queda un tiempo y hay que ver la evolución del virus.

Compartir el artículo

stats