Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell fía al Gobierno los recursos para evitar un escenario crítico a partir de 2022

La Airef mejora las perspectivas de deuda, déficit e ingresos en 2021

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, en un pleno de las Corts en noviembre de 2020. | LEVANTE-EMV

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, en un pleno de las Corts en noviembre de 2020. | LEVANTE-EMV

A golpe de talonario, el Estado ha absorbido la mayor parte del boquete económico originado por la pandemia en las comunidades. Las inyecciones extraordinarias de fondos han permitido al Consell capear el temporal presumiendo de una situación más holgada que otros años para combatir los efectos de la emergencia sanitaria en el corto plazo. Pero las tornas podrían girarse en contra de las maltrechas finanzas autonómicas a partir del 2022, cuando toque devolver parte de esa factura. A priori, todas las previsiones alertan de un deterioro del saldo fiscal como consecuencia de las liquidaciones negativas del sistema de financiación (calculadas a dos años vista), una situación que podría llegar a poner en serios aprietos financieros a la Comunitat Valenciana, lastrada por un volumen de deuda cercano al 50 % del PIB regional.

Pero no todo está perdido ni todos los malos augurios están para cumplirse. Por un lado, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) brindó ayer un pequeño respiro a la Generalitat, al pronosticar una mejora de las perspectivas económicas de la Comunitat Valenciana a corto y medio plazo. Si en diciembre la «policía fiscal» montada por el Ministerio de Hacienda dibujó un panorama negro que pronosticaba un desplome del 11 % en los ingresos del Consell procedentes del sistema de financiación autonómico por la liquidación negativa de las entregas a cuenta, en su último informe el tono del vaticinio se vuelve mucho más tenue. Ahora, el organismo sitúa en un 5 % la disminución de los recursos aportados por el Estado a partir de 2022 como consecuencia de la revisión positiva del escenario macroeconómico, que mejora las expectativas de liquidez de las autonomías.

No obstante, la Airef hace hincapié en que el saldo podría empeorar casi un punto del PIB y mantiene la alerta sobre un agravamiento de la situación que derivaría en necesidades adicionales de endeudamiento si se consolida como estructural el gasto extraordinario de 2020 y 2021. La Conselleria de Hacienda cuenta con que el ministerio adoptará las medidas de respiro necesarias para garantizar la suficiencia financiera de las comunidades, como ha sucedido este ejercicio. Sobre todo teniendo en cuenta el retraso de la reforma del modelo de financiación, que sigue condenando a la Generalitat a aumentar su pasivo para compensar la falta endémica de recursos ordinarios en comparación con otros territorios. En el departamento que dirige Vicent Soler confían en que el Gobierno está a la altura y no dejará tirado a nadie cuando llegue el momento, aunque consideran que ahora mismo los esfuerzos han de centrarse en combatir la crisis reforzando los servicios públicos. De hecho, la C. Valenciana es la que más ha aumentado el gasto social, un 10,4 % respecto a 2019.

La Airef prevé que este territorio cierre 2021 con un déficit del 1,7 % del PIB, un dato que mejora en cinco décimas al pronosticado en su informe anterior, después de haber comprobado que en 2020 los ingresos tributarios no se vieron tan afectados por la pandemia como se esperaba . Además, el organismo estima que este año se reducirá en 1,6 puntos el ratio de la deuda autonómica, hasta situarse en el 47,5 % del PIB. Aún así, la C. Valenciana seguiría a la cabeza en ambos indicadores y sería la única, junto a Murcia, con un déficit superior a la tasa de referencia fijada para las autonomías. La cifra se hallaría cinco décimas por encima del balance obtenido por el Consell en 2020. Además, la «policía fiscal» advierte de «riesgos inherentes» a un alto nivel de endeudamiento que previsiblemente irá creciendo en ejercicios posteriores y recomienda el diseño de un «plan de reequilibrio coordinado».

Aumenta el impacto de la covid

La entidad eleva en 130 millones de euros la estimación del impacto de la covid en el gasto del ejecutivo autonómico y destaca el paquete de ayudas activado para paliar los estragos de la crisis en los sectores productivos más golpeados.

La Airef sigue apreciando discrepancias en entre sus previsiones y las manejadas por el Consell en cuanto a ingresos y gastos, a tiempo que apunta a un ligero empeoramiento de las predicciones de crecimiento de recursos corrientes. Aún así, resalta que en 2020 el déficit se redujo en 7 décimas del PIB respecto a 2019 gracias al alto nivel de ingresos.

Compartir el artículo

stats