Dos comunidades autónomas en riesgo extremo, seis en riesgo alto, dos en nivel medio y otras cinco, entre las que se incluye la Comunitat Valenciana, en riesgo bajo. Los indicadores del semáforo del Ministerio de Sanidad muestran una España multicolor que va desde el nivel de alerta 1 al 4. Es la imagen de cómo la pandemia, en la llamada cuarta ola, evoluciona de manera muy dispar en cada territorio.

El semáforo se estableció en el mes de septiembre entre las discrepancias y divergencias en las autonomías por saber cómo avanzaba en cada una de ellas la pandemia y qué medidas se debían poner. Son ocho indicadores con hasta cinco parámetros de riesgo que buscan ofrecer una radiografía lo más objetivable, extrapolable y comparable al resto de comunidades.

En el caso valenciano, la autonomía tiene dos de los ochos indicadores acordados por el Consejo Interterritorial en cifras de «nueva normalidad». Estos son los de positividad y la ocupación de camas covid en el hospital, un verde/azul claro en medio de amarillos, naranjas, rojos y rojos oscuros que alertan de que el riesgo a un nuevo incremento de los contagios sigue siendo posible.

Además de la Comunitat Valenciana, hay otras cuatro autonomías que cuentan con algún dato por debajo de los parámetros considerados como «nueva normalidad» y solo Galicia y Baleares tienen dos de estos indicadores en niveles mínimos: ocupación de hospitalizados covid y positividad en el caso balear (igual que la Comunitat Valenciana) y porcentaje de camas de UCI por covid y positividad para los gallegos.

En estos momentos, según los datos facilitados por el ministerio a final de semana, el 3 % de las pruebas diagnósticas realizadas en la Comunitat Valenciana dan un resultado positivo de presencia del virus. Es un punto por debajo del nivel considerado como «nueva normalidad» y se encuentra cuatro puntos por encima de la media estatal. Cuanto más bajo es este dato significa que se está haciendo un buen control de la infección y se escapan menos asintomáticos.

El otro dato con porcentajes que parecen escaparse de momentos muy anteriores a los dramas de la segunda y la tercera ola es el de proporción de hospitalizados covid sobre el total de camas. En estos momentos, según datos del viernes de la conselleria, había ingresadas (sin contar UCI) 303 personas con infección de coronavirus, lejos del pico alcanzado a finales de enero donde se superaban las 4.700 hospitalizaciones. Estas suponen el 1,8 % de las camas totales de los centros sanitarios (solo mejorado por Baleares).

Diferencias entre provincias

No obstante, esta luz verde sobre los hospitales valencianos no es igual a lo largo de toda la Comunitat Valenciana. Mientras Alicante y Castelló sí que muestran cifras de «nueva normalidad», València luce de amarillo de «riesgo bajo», aunque por apenas unas décimas. Así, si la barrera está en el 2% de ocupaciones por covid, la provincia central está en 2,2 %, ocho décimas por encima de Alicante y Castelló (1,4 %).

Donde la Comunitat Valenciana puede presumir de mostrar los mejores datos es en cuanto a transmisión del virus en los últimos 14 y 7 días. En este sentido, la incidencia acumulada es en las últimas dos semanas de 35 casos por 100.000 habitantes y de 17 casos en la última semana. Estos datos son un pequeño repunte respecto hace dos semanas cuando estas cifras eran de 32 en 14 días y 12,8 en los últimos siete.

Esta baja transmisión del virus también se observa entre los mayores de 65 años, uno de los colectivos que más riesgo tienen frente a la covid representando cerca de nueve de cada diez fallecidos. Así, entre esta franja de edad el índice de contagio es de 24 por cada 100.000 en las últimas dos semanas y de 12 en la última semana.

Situación en hospitales

Uno de los datos que se ha estado mirando durante toda la desescalada ha sido la ocupación de las UCI por pacientes covid. En un momento de la tercera ola los enfermos de coronavirus eran dos de cada tres ingresados en críticos en una situación en la que se llegaron a triplicar las camas habituales habilitando espacios para atención covid como paritorios o consultas externas.

Ahora mismo, según las cifras del ministerio, los enfermos por Sars-Cov-2 representan 8 de cada 100 pacientes en cuidados intensivos. Es cuatro puntos menos que hace dos semanas cuando este indicador fue el último que bajó del riesgo medio situado en un 10 %. Este porcentaje todavía lo superan los hospitales alicantinos (10,2 %) mientras que València (7 %) se acerca al 5 % necesario para nueva normalidad.

Por último aparece la trazabilidad, esto es, qué porcentaje de los positivos se les conoce su procedencia. En estos momentos se detectan casi un 70 %, un dato que, sin embargo, es de nuevo más bajo en Alicante, donde se sabe el origen del 64 % de los casos.