Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UCO acredita que Zaplana pagó con dinero de los Cotino el pelotazo de La Finca

Uno de sus hombres de paja abonó 862.773,14 euros por una parcela en la exclusiva urbanización de Pozuelo de Alarcón - El exministro ganó 3,4 millones en la operación

Eduardo Zaplana, en una de sus primeras comparecencias en el juzgado de guardia tras quedar en libertad provisional, en 2019. | M. A. MONTESINOS

Los agentes del grupo de delitos contra la administración de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil siguen trazando el rastro del dinero en el caso Erial que investiga al expresidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, y su círculo de confianza. En uno de los últimos informes incorporados a la causa, la UCO acredita que la operación inmobiliaria especulativa en la exclusiva urbanización de Pozuelo de Alarcón, La Finca, se financió en parte con el dinero ingresado por la familia Cotino desde Luxemburgo. Todo a través de empresas interpuestas y mercantiles pantalla en las que no figuran los principales protagonistas.

Una madeja que la UCO desenreda junto a la Fiscalía Anticorrupción y el Juzgado de Instrucción 8 de València desde que se abrió la causa en 2015. En el epicentro de esta maraña de mercantiles creadas para ocultarse tinta de calamar se encuentra la empresa Costera del Glorio SL, con sede en una calle peatonal del casco histórico de Benidorm, creada en 1997 y cuyo administrador es Joaquín Barceló «Pachano», el amigo de juventud y compañero del exministro en la benidormí Peña Picarol, que es quien protagoniza toda la operación.

La UCO también ha obtenido indicios de que Zaplana ostentaría «la titularidad velada -a través de una serie de cartas fiducias (un pacto opaco basado en la confianza entre personas)- del 50 % de las participaciones de la mercantil Costera del Glorio SL».

La operación inmobilaria de La Finca, realizada cuando Eduardo Zaplana aún era diputado y portavoz del Partido Popular en el Congreso de los Diputados, se realizó a través de la empresa Costera del Glorio, como ya contó Levante-EMV.

Contrato privado

La compraventa de la parcela de La Finca se inició mediante un contrato privado entre Costera del Glorio SL -representada por Joaquín Barceló- y la Urbanizadora Somosaguas SAU para la compraventa de una parcela con edificación por 2,1 millones de euros que se pagarían en siete plazos: el primero de 192.924,88 euros y el resto a razón de 320.539,90 euros.

Es uno de estos pagos los que la Guardia Civil ha podido acreditar que proceden de las presuntas mordidas pagadas por la familia Cotino a cambio de las adjudicaciones de las ITV y del Plan Eólico.

«En la investigación detenta una especial relevancia la mercantil Costera del Glorio SL», aseguran los agentes de la UCO de la Guardia Civil en el informe aportado a la causa. Una empresa que, señalan, «fue destinataria de parte de los fondos que primigeniamente fueron transferidos a Imison International [por parte de los Cotino] y ha tenido una especial relevancia en la estructura societaria aparentemente creada para posibilitar el retorno de parte de esos fondos y la puesta a disposición o bajo el control de los destinatarios finales, entre los que principalmente se encontraría, a tenor de la investigación desarrollada, Eduardo Zaplana».

De los 2,1 millones en que se valoró la parcela de La Finca adquirida por el testaferro del exministro, Joaquín Barceló, el segundo pago realizado por valor de 329.563,10 euros el 4 de enero de 2006 desde una cuenta de Costera del Glorio, proceden de otra cuenta a nombre de la empresa Medlevante (creada por Costera del Glorio en 2005) a la que Imison International, donde Sedesa (la empresa familiar de los Cotino) había ingresado 1.4 millones el 1 de diciembre de 2005.

Compartir el artículo

stats