La cuarta ola de covid protagonizó los titulares de prensa y las preocupaciones de los expertos mucho antes de que se produjera. Imposible olvidar a la viróloga del CSIC, Margarita del Val, hablando de la virulencia de esta oleada de coronavirus desde mediados del mes de febrero.

La evolución de la pandemia de coronavirus y las tendencias observadas llevaron a los expertos a preocuparse por los datos que podrían llegar después de un periodo vacacional como es el de Semana Santa. También sobre esta máxima se pronunciaba el médico urgenciólogo y adjunto a Urgencias del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, César Carballo. "La clave reside en que 'nos movemos entre vacaciones", explicaba el doctor haciendo referencia a que los repuntes de casos se producían después de las fiestas.

Lo cierto es que puede decirse que España está atravesando ya la cuarta ola. De hecho la incidencia acumulada de casos por cada 100.000 habitantes ha aumentado progresivamente tanto en las cifras nacionales como en las autonómicas. El día 31 de marzo, la Comunitat Valenciana tenía una incidencia de 28 casos, a 12 de abril se alcanzan los 36,34 (la más baja del país). En el ámbito nacional, a 25 de marzo la incidencia se situaba en 134 casos y este mismo lunes ya se han confirmado que ha aumentado a 199. Son crecimientos suaves aunque hay que esperar unos días para ver los efectos reales de las vacaciones de Semana Santa y Pascua, pero la tendencia es evidente.

Cuándo, cómo y por qué fueron algunos de los interrogantes que se previeron a principios de año pero llegados a este punto resulta interesante revisar qué predicciones que se realizaron acerca de la cuarta ola se han cumplido y cuáles no.

Cuarta ola de coronavirus: cómo está evolucionando

En lo que se refiere a la fecha de la cuarta ola, Margarita del Val fue quien señaló una fecha en el calendario: a finales de marzo. La razón de marcar este periodo de tiempo era por las vacaciones de Semana Santa y la flexibilidad de las medidas. A mayor movilidad, mayor número de contagios.

En este caso la viróloga no iba muy desencaminada puesto que en esas fechas ya se registraba un aumento de la incidencia, aunque por una cuestión de evolución de la propia enfermedad, no será hasta finales de esta semana cuando se verán los efectos reales de los festivos en España, y hasta la semana que viene cuando serán visibles en la Comunitat Valenciana.

Otro de los puntos decisivos que traería la cuarta ola es el referido a la variante británica, la B.1.1.7. Esta cepa es mucho más contagiosa aunque, por fortuna, no escapa a la inmunidad que proporciona la vacuna. Si a principios de marzo, esta variante representaba 1 de cada 5 casos en la Comunitat Valenciana, hoy hemos conocido que ya alcanza el 95 % de los nuevos contagios en territorio valenciano.

La mortalidad era otro de los aspectos que más preocupaba a los expertos quienes llegaron a indicar que sería peor que la tercera ola (la que tuvo lugar después de Navidad). Afortunadamente esto no ha sido así puesto que la vacunación ha hecho su efecto salvavidas y el buen ritmo de inoculación que se ha alcanzado ha evitado muchas muertes. El hecho de que las personas mayores ya hayan recibido su inmunización, los ha mantenido a salvo de los efectos del virus. Tal como ha informado la Conselleria de Sanidad, el 100 % de los mayores de 80 años de la Comunitat Valenciana ya ha recibido al menos una dosis de la vacuna.

Te puede interesar:

Cuáles son las predicciones que se han cumplido de la cuarta ola (y cuáles no) JM López