El Juzgado de Instrucción 8 de València ha bloqueado un seguro de vida que el expresidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, no comunicó a los investigadores del caso Erial y que intentaba cobrar para obtener liquidez inmediata.

La magistrada ha dictado en un auto, notificado recientemente a las partes, el bloqueo de «las cuentas y productos de cualquier tipo que tenga la entidad Plus Ultra Seguros Generales y Vida SA de Seguros y Reaseguros Sociedad Unipersonal a nombre de Eduardo Zaplana». Igualmente pide a la entidad, dependiente del grupo Catalana Occidente Gestión de Activos SA, que informe de «la titularidad exacta de la póliza de seguro bloqueada, la fecha de constitución, el origen del dinero aportado, las personas autorizadas y cuantos datos obren en su poder».

Una decisión que ha sido recurrida por la defensa de Eduardo Zaplana en un recurso de reforma ante el propio juzgado en el que pide dejar sin efecto las últimas decisiones adoptadas por el juzgado sobre la póliza de seguros.

El expresidente de la Generalitat y exministro justifica que intentara cobrar la póliza de seguro porque, según argumenta su letrado, «desde su detención en mayo de 2018, mi representado tiene bloqueadas todas sus cuentas bancarias y activos, al tiempo que debe seguir sufragando sus necesidades y gastos. Es por ello que mi representado decidió solicitar el adelanto del pago de las prestaciones derivadas de dicho seguro conforme a las condiciones de dicho contrato de seguro».

En el recurso de reforma el exministro explica el origen de los fondos incluidos en el seguro de vida que intentaba cobrar y que no comunicó de su existencia al Juzgado, ni tampoco incluyó en la pericial sobre su patrimonio que presentó el 15 de octubre de 2018 para apuntalar la tesis de que su patrimonio es de origen lícito. Zaplana intentó acreditar en un dictamen pericial que sus ingresos entre 2001 y 2017 ascendieron a 8,2 millones de euros, obtenidos por rendimientos de trabajo, según declaraciones del IRPF, además de numerosas operaciones inmobiliarias familiares.

Tras descubrir el juzgado la póliza del seguro de vida que intentaba cobrar, la defensa de Zaplana explica que la póliza fue suscrita por Telefónica SA, donde el exministro fue delegado para Europa, como «salario en especie».

Por ello considera que «resulta innecesario e inútil encomendar a la unidad policial realizar gestiones para determinar el origen y naturaleza del contrato» ya que queda «acreditado el origen lícito de los derechos que corrresponderían al señor Zaplana como beneficiario del seguro».