30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una candidatura alternativa sacude el PPCV a las puertas del congreso regional

El alcalde de Ayora, promovido en su día por Català, que se desmarca del movimiento, presenta su candidatura para enfrentarse a Bonig y Mazón impulsado por afines a Camps

José Vicente Anaya, en una imagen de archivo. | F. BUSTAMANTE

José Vicente Anaya, en una imagen de archivo. | F. BUSTAMANTE

El popular Jose Vicente Anaya, alcalde de Ayora, es el tercero en discordia en la batalla abierta para presidir el PP de la Comunitat Valenciana. Anaya ha dado un paso al frente y esta mañana ha anunciado su presentación como candidato al próximo congreso regional, aún pendiente de fecha, pero que podría celebrarse la segunda mitad de julio. Anaya será una tercera vía y una alternativa a la continuidad de Isabel Bonig, que mantiene su intención de revalidar el cargo, y al propio presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, quien no ha dado el paso pero al que Génova quiere como futuro líder.

El nuevo movimiento, que lleva semanas fraguándose, sacude la organización en un momento clave en el que se da por hecho que Génova desea un cambio en el liderazgo del partido. El movimiento de Anaya ha pillado desprevenida a buena parte de la formación, ya que la operación se llevó con mucha discreción los días previos.

Anaya, además de alcalde, ocupa el cargo de coordinador en la ejecutiva provincial que lidera, Vicent Mompó, si bien diferentes fuentes del partido, señalan que fue promocionado por la portavoz del PP en el Ayuntamiento de València, Maria José Català. De hecho, Anaya está considerado dentro del partido como una persona afín a Català, si bien en el entorno de la líder de València ciudad mantienen que élla no sólo no está detrás de la operación, sino que la considera un error.

De hecho, Anaya habría recibido el aliento del Foro Populares, que impulsa el expresidente Francisco Camps. En todo caso, también habría recibido estos días el apoyo de otros cargos populares, entre ellos, el expresidente de la gestora provincial, Juan Ramón Adsuara. Su candidatura respondería también al malestar existente en el seno de la provincia de València por lo que consideran una política de imposición de la dirección nacional. La candidatura buscaría restar poder a Alicante, en el caso de que Mazón acabara dando el paso y, con el apoyo de Génova, se convirtiera en el próximo presidente.

En todo caso, el movimiento de Anaya supone un revés para Bonig, hasta ahora la única que ha dicho que se presentará. Aunque la candidatura de Anaya no puede interpretarse en principio como un movimiento «antiBonig», pone en el tablero un nuevo actor y abre un abanico de opciones estratégicas.

Además, supone un elemento nuevo de presión para Bonig, quién ha ido perdiendo apoyos territoriales de forma progresiva, el último en Castelló, y todo bajo la supervisión de Génova.

En el partido anoche se hablaba ya de que Bonig podría tener los días contados y que en breve mantendrá una reunión con la dirección nacional. Una cita que, según las fuentes consultadas, estaría ya fijada y en la que Génova tendría previsto comunicar a Bonig que no cuenta con ella para el futuro. Bonig mantiene que en la última conversación al más alto nivel obtuvo el respaldo expreso de la dirección de Casado para seguir. La próxima conversación podría ser distinta.

Reencuentro formal entre Català y Bonig

La presidenta del PPCV y la portavoz del PP en el Ayuntamiento de València, Maria José Català, se reencontraron ayer en un acto de partido después de que la cita de Català con el número dos del PP, Teodoro García Egea, haya vuelto a distanciarlas. El encuentro en Madrid en el que se habría abordado el futuro del partido y Català habría dejado clara su lealtad a la candidatura bendecida por Génova, ha hecho saltar por los aires la alianza estratégica «antiMazón» que ambas habían fraguado. Ayer, Bonig volvió a afirmar ante la prensa su propósito de presentarse a revalidar la presidencia, mientras que Català optó por esquivar el asunto. Ambas guardaron las formas, pero el encuentro fue sobre todo protocolario.

Compartir el artículo

stats