Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nueva ley del menor

"Los datos de abusos a menores que tenemos son solo la punta del iceberg"

Save The Children celebra la aprobación de la nueva ley de infancia

Dos miembros de Save The Children, a las puertas del Congreso tras aprobarse la ley de infancia. | SAVE THE CHILDREN

En la Comunitat Valenciana se presentaron 6.043 denuncias por delitos violentos que tenían como víctima a niños o niñas. De ellos, 831 eran casos de violencia sexual como abusos o agresiones de «manadas». También se detectaron 892 denuncias de maltrato intrafamiliar, y 392 de bullying o sexting sin consentimiento por internet. Todo en un año, y todo en el territorio valenciano, según los últimos datos del Ministerio del Interior del año 2019.

Este panorama tan solo es «la punta del iceberg». «Muchísimas víctimas de abusos no denuncian, y tampoco es algo que se perciba como un problema social importante, como pasaba hasta hace poco con la violencia contra las mujeres», cuenta Rodrigo Hernández, presidente de Save The Children en la Comunitat Valenciana.

Pero este jueves, el Congreso de los Diputados dio un paso de gigante dando luz verde a la Ley de Protección de la Infancia, pionera en España que salió adelante con un gran consenso político; la apoyaron todos los partidos del Gobierno, PP, Cs y JxCat. ERC y Bildu se abstuvieron y VOX y PNV votaron en contra.

Una ley que supone «un logro histórico que da respuesta a una necesidad de la que venimos alertando hace más de diez años; el crecimiento de la violencia hacia la infancia y la falta de recursos legales para una mayor protección», apuntan desde la Fundación ANAR (Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo).

En sus informes, ANAR alerta de que el 12 % de los niños víctimas de abusos sexuales corresponden a la Comunitat Valenciana, la segunda autonomía solo por detrás de Madrid (32 %). Desde 2008, los casos de abuso sexual no han parado de crecer año tras año, tanto en la Comunitat como en España.

Los abusos sexuales a menores de edad han crecido un 300,4 % en una década, y desde ANAR calculan que solo el 10,6 % de los casos se llegaron a denunciar. La mayoría, el 70 por ciento, se producen en el hogar o en entornos familiares, y durante el confinamiento se dispararon las denuncias.

Prescripción a los 35 años

Las novedades de la ley anunciada ayer son muchas, principalmente la de aumentar el plazo de prescripción de los delitos, que empezará a contar a partir de los 35 años, cuando antes comenzaba a los 18. «Nos encontrábamos muchísimas personas que, cuando sacaban la fuerza suficiente para denunciar a su tío, a su padrastro o a su monitor, se encontraban con que el delito ya había prescrito», dice Hernández.

Por otra parte, destaca Hernández, que la ley se enfoca en trabajar en «la prevención». Por ejemplo, el texto contempla la creación en un año, de juzgados especializados en este tipo de violencia y también formación específica para los cuerpos policiales y docentes.

Además, la ley actuará contra la revictimización de los menores aplicando la prueba reconstituida (obligación de grabar un único interrogatorio como prueba). «Se trata de que el testimonio del niño se toma solo una vez, para que no tenga que contárselo todo de nuevo al psicólogo, a Servicios Sociales, al Policía, al juez, y tener que revivir cada vez ese dolor», explica Hernández.

Pese a todo, desde Save The Children matizan que «la ley no es nada de por si, el impacto vendrá cuando la ley se traduzca en cambios reales, y para eso hay que aterrizarla en las autonomías», señalan.

Compartir el artículo

stats