30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puig y Oltra intentan aislar al Botànic del conflicto en igualdad

El presidente y la vicepresidenta obvian el asunto tras la escalada de tensión entre PSPV y Compromís

La disputa entre los socios de Gobierno PSPV y Compromís, a cuenta de las competencias de Igualdad podría no ir a mayores o quedar encapsulada en el ámbito de los partidos sin alterar el pacto del Botànic. El conflicto, muy subido de tono en las redes sociales y con acusaciones cruzadas de deslealtad por parte de altos cargos destacados de ambos partidos, bajó ayer de intensidad. Al menos no salpicó, según las fuentes consultadas, al más alto nivel.

De hecho, con la polémica aún reciente, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y la vicepresidenta, Mónica Oltra, protagonizaron un acto conjunto en el Palau de la Generalitat sin atisbo de tensión. Ni de puertas para fuera, ni en la reunión privada que ambos mantuvieron el asunto fue abordado. Muestra de que ambos intentan aislar al Botànic de este conflicto y dejarlo circunscrito al ámbito de los sectores feministas.

No obstante, el comunicado de prensa del PSPV en el que se denunciaba el desmantelamiento del Institut de les Dones (cuya dirección general ha perdido las competencias de coordinación de las unidades de igualdad) y el posterior cruce de reproches en las redes evidencia una disputa que viene de lejos.

Dentro del sector feminista del PSPV existe un malestar cada vez mayor sobre la gestión de Mónica Oltra en este área y su enfoque sobre las políticas feministas. El asunto que ha hecho explotar los ánimos, el relativo a las competencias sobre la coordinación de las unidades de igualdad, podría no ser más que un preludio de nuevos enfrentamientos.

Cabe recordar que está en marcha la elaboración de la nueva ley de igualdad. Por lo pronto, la pelea hará más difícil la convivencia de la Dirección General de las Mujeres, única área en manos del PSPV, en un departamento controlado por Compromís. De hecho, ayer se convocó una reunión con las unidades de igualdad a la que la directora general del Instituto de las Mujeres, Maria Such, no fue invitada pese a que el acuerdo del Consell le otorga la coordinación de este servicio.

Más allá del rifirrafe político, la asignación de estas funciones a otra área distinta a la de Such ha generado un lío considerable a efectos de organización ya que los nuevos reglamentos orgánicos de las conselleries sitúan sus unidades bajo la supervisión del Institut de les Dones.

Compartir el artículo

stats