30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Divalterra suspende la contratación de medio centenar de brigadistas

La disolución de la empresa de la diputación detiene el proceso, con cerca de 300 aspirantes

Divalterra

Divalterra

El anunciado cierre de Divalterra ha obligado a dejar de nuevo en suspenso de forma indefinida el proceso abierto a principios de 2020 para la contratación de 47 brigadistas en la empresa pública dependiente de la Diputación de València. La convocatoria encaraba por fin su recta final después de un prolongado retraso motivado por la crisis sanitaria. Cerca de 300 aspirantes habían superado las pruebas físicas celebradas entre el 23 y el 25 de marzo. Pero la entidad ha optado por parar máquinas.

La decisión fue comunicada hace unos días a los jefes de servicio por el presidente del consejo de administración, el diputado Ramiro Rivera. El motivo no es otro que el inicio de los trámites para la disolución, extinción y liquidación de Divalterra. Esta vía desembocará en la subrogación de los derechos y obligaciones de los 600 empleados de la firma en la propia diputación y en el Consorcio Provincial de Bomberos.

Con el fin de evitar movimientos que puedan resultar «inconvenientes para el desarrollo de la liquidación societaria», Rivera ha ordenado la suspensión de cualquier incorporación de personal fijo o temporal en todas las áreas de la empresa. También quedan paralizados todos los procesos de movilidad y traslado en la plantilla y los acuerdos de reclasificación o renovación contractual.

Rivera comunicó esta batería de decisiones el 14 de abril, un día después de acabar el plazo de alegaciones para los más de cien aspirantes que no superaron las pruebas físicas del proceso de selección de medio centenar de brigadistas (41 especialistas y 6 conductores).

Los que pasaron el corte con un apto y aspiraban a un contrato indefinido en la empresa ven ahora truncadas sus expectativas en mitad de un panorama de incertidumbre. Divalterra aprobó las bases del concurso selectivo en enero de 2020, con el objetivo de paliar su déficit de personal, cubrir vacantes y reforzar la prevención de incendios tras varios años en los que se recurría sistemáticamente a las polémicas bolsas de trabajo temporal. La idea era que los nuevos trabajadores indefinidos se incorporaran antes del verano de 2020, pero la pandemia paralizó el procedimiento y dejó «colgados» a 800 aspirantes iniciales. Ahora que los brigadistas van a quedar adscritos al Consorcio Provincial de Bomberos, la convocatoria ha vuelto a quedar suspendida.

Compartir el artículo

stats