La Comunitat Valenciana superó ayer el millón de personas con al menos una dosis contra la covid. Es de esas cifras redondas que pese a que tengan el mismo valor que el resto de números suponen un impulso moral a la hora de encarar el proceso de vacunación. Así, hasta ayer, según datos de la Conselleria de Sanidad, la Comunitat Valenciana había administrado más de 1,3 millones de dosis (en concreto, 1.319.707) que habían llegado a más de un millón de personas (1.002.739).

De las más de 1,3 millones de dosis administradas que permiten tener a uno de cada cinco valencianos con algún tipo de inmunización vacunal frente a la covid, hay 316.968 personas que han recibido ya su pauta completa, un 6,3 % de la población total y un 7,4 por ciento según el número de personas que están dentro de la estrategia de vacunación del ministerio.

Por otra parte, desde Sanidad ofrecieron ayer por primera vez los datos de personas inmunizadas completamente por provincias. Así, en la provincia de Alicante, con 114.567 personas con pauta completa, es la que menor porcentaje respecto a su población total presenta inmunizada, un 6,1 por ciento; le sigue Valencia con un 6,4 % y 164.119 personas con las dos dosis inoculadas mientras que Castelló tiene a 38.282 que representan un 6,7 % total de su población. Estos porcentajes, muy similares entre sí, responden a la proporción de personas vulnerables en estos territorios ya que el reparto se hace de forma equitativa.

Superar la marca del millón no impidió que los platós de la Ciudad de la Luz de Alicante apagaran ayer tarde los focos de la vacunación masiva. Lejos de ser una inmunización de cine, la falta de dosis obligó al cierre de los tres vacunódromos de Alicante y Castelló (IFA, Ciudad de la Luz y el Palau de Congresos) mientras que el de València (en el Museo Príncipe Felipe) continuará funcionando hasta mañana vacunando con Pfizer a personas de entre 74 y 79 años.

Sanidad ya avisó que no estaría toda la semana vacunando si no había dosis suficientes y cumplió con sus pregones. La escasez de viales ha provocado que tres de los cuatro grandes recintos destinados a la inyección contra la covid luzcan desde hoy un candado. El cierre, no obstante, envía un mensaje indirecto: todo estaba preparado para la vacunación masiva, se ha cumplido con la palabra de poder comenzarla en abril, pero no es posible si no llegan las vacunas necesarias.

Ni siquiera el reparto de las vacunas de AstraZeneca por parte del Ministerio de Sanidad a las comunidades autónomas ha impedido su cierre ya que estas ya estaban incluidas dentro del plan de Sanidad para esta semana.

La buena noticia es que de las 345.000 dosis distribuidas desde Madrid, más de 30.000 corresponden a la Comunitat Valenciana, cumpliendo con la cantidad estipulada a diferencia del envío de la semana pasada donde la remesa del suero anglo-sueco fue de menos de la mitad. También se le suma la buena nueva llegada desde Europa en relación a la vacuna de Janssen. La compañía confirmó que reanudará la distribución de su vacuna después de que la EMA haya recomendado continuar la administración de este fármaco. Del suero de Janssen, que tiene la gran ventaja de ser monodosis, se esperan 30.000 vacunas para la Comunitat el mes de abril de las que ya hay en Madrid unas 15.500.

En el centro de vacunación de València ayer estaban citadas unas 4.800 personas, las mismas que las convocadas hoy y mañana, una cantidad muy inferior a la que los responsables del operativo aseguran que pueden alcanzar con entre 15.000 y 20.000 vacunados diarios. Sin embargo, a diferencia del lunes donde las 6.600 vacunas inoculadas fueron con AstraZeneca para las personas entre 60, 61 y 62 años, ayer estas fueron las minoritarias (unas 1.200) frente a las de Pfizer en el grupo entre 74 y 79 años.