Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Los hospitales están colapsados en la India, no hay camas ni respiradores"

Voluntarios y miembros de las ONG advierten del momento crítico que vive el país con la pandemia descontrolada, escasez de material médico y una situación de histeria colectiva

Varios pacientes con respiradores en el hospital de la Fundación Vicente Ferrer en  Bathalapalli. | FVF/AAINA VALLDAUR

Varios pacientes con respiradores en el hospital de la Fundación Vicente Ferrer en Bathalapalli. | FVF/AAINA VALLDAUR

Un «tsunami» de coronavirus. Así describió ayer, Anna Ferrer, directora de la Fundación Vicente Ferrer, la situación sanitaria que se vive ahora mismo en India, que atraviesa su segunda ola de covid-19 con una grave escasez de oxígeno para tratar a los pacientes y falta de camas en los hospitales, que se encuentran totalmente colapsados. Ayer se superaron los 300.000 contagios de covid-19 en un día en India, en medio de un repunte que ha llevado al territorio asiático de más de 1.300 millones de personas a registrar cifras récord de contagios y muertos desde el inicio de la pandemia.

Según el Ministerio de Sanidad del país asiático, los totales de contagios ya superan los 17 millones y las personas fallecidas por el virus alcanzan casi las 200.000. Una situación crítica en un país superpoblado que difícilmente puede respetar las medidas de distancia física interpersonal.

Pilar Orduña, responsable de acción humanitaria de Oxfam Intermón España, apunta que esta nueva ola viene dada por diferentes factores. «La superpoblación, la lentitud de vacunaciones, las nuevas cepas y la reapertura de las empresas se suma a que no es fácil acceder a agua y jabón en ciertas zonas».

Por eso, en una difícil coyuntura en la que es «clave» garantizar el saneamiento, desde la organización internacional están repartiendo kits de protección individual, material médico y respiradores, las grandes necesidades de esta nueva ola y a los que los hospitales tienen difícil acceso por un desabastecimiento general.

Falta de control

El norte, según explica por su parte Elena Madroña, de la ONG Rudraksha, está más afectado que el sur. Concretamente, en Bihar, donde opera la asociación, «hay muchos fallecidos aunque no se llega a saber si todas las muertes son por covid-19 por falta de control».

Por su parte, desde Nueva Delhi, capital del país y situada también en el norte, el joven abogado Parth Semwal traslada que es «es extremadamente difícil acceder a una cama en un hospital». El letrado de 31 años está pendiente de un familiar ingresado en la UCI.

«Tras muchos esfuerzos conseguimos que le atendieran en el hospital, que está verdaderamente desbordado», cuenta por teléfono desde su país natal. Hasta febrero, la pandemia estaba «más calmada», pero ahora «todo el mundo conoce a alguien contagiado». Para él, uno de los problemas es la «histeria colectiva». Según dice, el miedo a coger el virus lleva a la gente a acudir a los hospitales aunque no lo necesite, lo que provoca «el colapso de hospitales y peligrosas aglomeraciones».

Nasima Murali es presidenta de la asociación Nandri Trust, una entidad de empoderamiento de las mujeres desfavorecidas y rurales en la ciudad de Mahabalipuram, al sureste del país. Ella apunta también al temor al virus por el «bombardeo de información».

Por eso, defiende que la prevención es la mejor forma de evitar el virus «con una buena alimentación y saneamiento». Así, explica que la entidad que preside asesora a mujeres sobre los beneficios de las plantas naturales para reforzar el sistema inmunológico y prevenir el contagio. «La histeria nos anula, sin embargo, saber que si te cuidas, este virus puede pasar sin provocar secuelas o incluso la muerte, es igual de importante que las medicinas y los antibióticos».

Pero advierte de que la pandemia no es solo sanitaria. También es socioeconómica. Murali explica que, a pesar del «terror» de la población a contraer covid-19, lo que más aterra es el hambre. «La pandemia más peligrosa es la de la hambruna», dice. Tras el cierre de comercios y los diferentes confinamientos, muchas familias se han quedado sin ingresos y ni tienen acceso a alimentos diarios. Por eso, Nandri Trust recoge, a través de sus campañas locales, alimentos para las familias más desfavorecidas.

La Fundación Vicente Ferrer (FVF) lanzó ayer a campaña de emergencia «Oxígeno para la India» ante el aumento vertiginoso de contagios de covid-19 en el país y ante la necesidad de dotar a su hospital en Bathalapalli de un generador de oxígeno para cubrir las necesidades que irán en aumento los próximos días, cuando se prevé alcanzar un nuevo pico de casos.

Las causas del aumento de contagios en la India todavía no están claras, pero sobre todo se apunta a la relajación de las medidas de prevención y a la aparición de una cepa del virus de especial virulencia.

«Esta vez el virus se está propagando más rápido y en casos más severos, especialmente entre personas más jóvenes, de entre 30 y 50 años. Cada vez más población enferma está llegando al punto de triaje. La situación es de mucha urgencia», explica el Dr. Praveen, director del Hospital de Bathalapalli de la Fundación. Por su parte, Anna Ferrer, directora de FVF, explicó ayer que ha llegado a la India un «tsunami» de covid-19, pues la transmisión está siendo «muy rápida» y han aumentado los pacientes que necesitan oxígeno.

En este sentido, advierte de la juventud de los contagiados y lamenta la situación que se vive, sobre todo, en el norte del país. «Piden a sus pacientes que busquen otros hospitales porque se les acaba el oxígeno, es inimaginable la situación». Por eso, el oxígeno es la «máxima necesidad para todos los hospitales de la India», pues para tratar este virus que afecta a la respiración es imprescindible este elemento.

«Piden a los pacientes que cambien de centro por falta de oxígeno»

La Fundación Vicente Ferrer lanza una campaña de ayuda para su hospital

v.p. valència

Compartir el artículo

stats