Esta mañana se ha presentado el Informe de la Juventud de la Comunitat Valenciana 2020, enmarcado dentro del Observatori Jove de l'Institut Valencià de la Joventut (IVAJ) dependiente de la Generalitat Valenciana. "Este informe nos da información pero sobre todo nos deja preguntas: ¿Hacía dónde han de dirigirse las políticas de juventud?", decía esta mañana Jesús Martí, presidente de la entidad pública tras conocer los detalles de cómo son los jóvenes valencianos y en qué contexto enmarcan su futuro.

El estudio muestra los resultados de 1.216 encuestas a chicos y chicas del territorio valenciano realizadas entre el 16 de junio y el 9 de julio de 2020. Un trabajo que concluye, entre otras cosas, que los jóvenes valencianos cobran de media 918 euros al mes, algo que no llega al Salario Mínimo Interprofesional (actualmente se sitúa en 950 euros al mes), son de izquierdas en su mayoría (El 34 % dice votar a la izquierda, el 28 % al centro izquierda, el 11 % al centro derecha y el 12 % a la derecha) y sienten una gran desafección política, solo el 37 % apunta estar interesado por este tema. ¿Las razones? Piensan que la clase política se mueve por intereses personales y no se preocupa de los jóvenes. Además, las personas que participaron en el estudio demandan más vías de participación directa en el sistema.

Por otra parte, los jóvenes valencianos están de acuerdo casi en su totalidad (más de un 90 %) en que las mujeres no deberían cobrar menos que los hombres y en la necesidad de luchar por una igualdad real en todos los ámbitos. Además, muestran un grado de implicación sociopolítica considerable, participando en comicios, en huelgas (sobre todo que tienen que ver con la educación y el 8M) y en manifestaciones.

El 61 % reside en casa de sus padres, el 23% está emancipado ya sea en un alquiler o en una propiedad y el 10 % comparte piso. Con todo, el 30 % querría emanciparse pero no lo hace por falta de estabilidad económica, pues de media los valencianos y las valencianas tienen entre 3 y 4 trabajos y no duran más de un año y medio en cada uno, lo que evidencia una clara "precariedad laboral que impide consumar proyectos vitales con vistas al futuro", tal como han explicado los responsables del estudio. En este sentido, aunque sí está en sus planes tener hijos (es así en un 63 % de los casos), la situación laboral dificulta hacer realidad este deseo, pues la mayoría vive de ingresos de otras personas, generalmente los padres.

En este contexto, la Vicepresidenta del Consell, Mònica Oltra, ha inaugurado la jornada poniendo el foco en que las políticas de juventud tienen que "garantizar la dignidad para los jóvenes, la capacidad para poder desarrollar un proyecto de vida independiente al que aferrarse" y para ello, ha apuntado la vicepresidenta, es necesario reivindicar políticas necesarias como "la regulación del alquiler o un sistema laboral amable que integre cambios de mejora".