Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El "sí quiero" definitivo de los notarios

Los despachos celebraban bodas desde 2015, pero ahora también tramitarán el expediente

Boda oficiada por el decano, Francisco Cantos, en la sede del Colegio Notarial de València. | C. N. V.

Boda oficiada por el decano, Francisco Cantos, en la sede del Colegio Notarial de València. | C. N. V.

Desde julio de 2015 las notarias y notarios de este país podían celebrar matrimonios civiles, así como separaciones o divorcios. Sin embargo, sus atribuciones se veían limitadas al acto de la boda, pero no a la tramitación de los expedientes, que seguían dependiendo del Registro Civil.

Una modificación de la ley por la se que rige este organismo y que entra en vigor hoy, permitirá a las oficinas notariales realizar también este trámite, lo que despeja totalmente el camino para que los notarios puedan completar todas las gestiones relacionadas con el enlace. Se gana rapidez y agilidad.

Según los últimos datos estadísticos disponibles en el Colegio Notarial de València, desde julio de 2015 hasta diciembre de 2020, los notarios de la Comunitat Valenciana han celebrado 2.497 bodas, 1.456 en la provincia de Alicante, 247 en la provincia de Castelló y 794 en la de Valencia.

Si cruzamos los datos del Instituto Nacional de Estadística de los matrimonios celebrados en nuestro territorio en los últimos dos años, se observa un importante crecimiento en el número de bodas oficiadas por un notario. Por ejemplo, en la provincia de Valencia en 2019 representaron el 4 % del total, mientras que el pasado año ya alcanzaron el 9 %.

Con todo, y en números absolutos, las cifras se leen con más cautela. En 2018, se contabilizaron 672 casamientos por notario en la Comunitat Valenciana, número que cayó un poco en 2019 hasta los 621 y los 472 del pasado año, marcado evidentemente por el parón administrativo que supuso el estallido de la pandemia. Con la reforma del Registro Civil aprobada, se espera que el número se incremente sustancialmente, aunque no es algo que preocupe en exceso al colectivo.

«Operativamente, digamos que podremos llevar a cabo los dos actos a partir del próximo lunes», explica el decano del Colegio Notarial de València, Francisco Cantos Viñals.

Mayor agilidad

«Hasta ahora podíamos hacer la celebración de la boda, el enlace, pero no el expediente en el que se declaraba la actitud de los contrayentes. Con esta modificación se da vía libre a este trámite para que tanto registros civiles como notarios podamos hacerlos, lo que redundará en una mayor rapidez y agilidad», señala. El decano de los notarios de la Comunitat Valenciana asegura que el cambio real «se produjo en 2015, cuando nos permitieron celebrar bodas». «Ahora nos atribuyen una nueva función, lo que es una gran noticia para el colectivo, pues demuestra la confianza que tiene el poder político en el notarial», asegura Cantos Viñals.

Según el decano, quienes ganan en rapidez «son todas las personas», tanto las que opten por el notario como por el Registro Civil, «ya que con la esperada mejora tecnológica de los registros, todo es más fácil», argumenta, pero considera que habrá personas «que prefieran casarse por el notario porque les es más cómodo, les otorga más confianza o consideran que pueden estar mejor asesorados a la hora de, por ejemplo, elegir el régimen matrimonial más adecuado», sostiene.

Sin embargo, advierte con cierta ironía, la decisión más importante del matrimonio, dar el sí quiero, «seguirá siendo una decisión que ya viene tomada de casa, en ningún caso es el notario quien va a aconsejar un acto así».

Desde 30,05 euros

Desde el punto de vista económico, el Consejo Notarial estipuló en su día que el acta tendría un coste mínimo de unos 30,05 euros, un precio que va en aumento en función de las complicaciones que pueda tener un expediente. El precio medio se estima en unos 250 euros.

Así no es lo mismo casar a una pareja de españoles solteros, que sería el trámite más sencillo y ágil, que por ejemplo una pareja en la que uno de los futuros cónyuges está divorciado y con hijos. En este tipo de situaciones, u otras donde la cuestión económica es muy importante, es cuando los notarios pueden marcar las diferencias respecto al Registro Civil.

Con todo, con la nueva regulación que entra ahora en vigor se deberán tramitar los mismos papeles que se requieren antes del enlace, es decir, el certificado de nacimiento (y el de matrimonio si alguno había estado casado previamente), el certificado de empadronamiento y la búsqueda de dos testigos para el día del enlace.

Compartir el artículo

stats