30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El talento valenciano se escapa

Se sitúa por debajo de la media en cinco de los seis parámetros del estudio

Estudiantes, en la universidad.

Estudiantes, en la universidad.

La Comunitat Valenciana tiene mucho trabajo por delante si en el futuro quiere disfrutar de las habilidades de los mejores estudiantes y futuros profesionales. Según la clasificación elaborada por la Fundación Cotec y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), que analiza y compara la capacidad de atraer y retener talento de las 17 comunidades autónomas, la valenciana está la undécima de la lista, con una valoración por debajo de la media y con acuciantes problemas para conservar a las mentes más privilegiadas o los trabajadores más cualificados.

El índice 2020 Cotec-IVIE, que actualiza, amplía y mejora el que se difundió en 2019, se conforma como una media de indicadores que oscila entre 100 puntos como valor máximo para la comunidad mejor posicionada y 0 como mínimo. El índice global para la media nacional se sitúa en 49 puntos. Por encima de esta cifra se sitúan Madrid (71,0) y Navarra (66,7), y por detrás País Vasco (63,6), Cataluña (56,3), Aragón (53,9) y Asturias (53,1). Es decir, la mayor intensidad de talento se localiza en Madrid y el nordeste peninsular.

En una posición intermedia se ubicarían las autonomías del noroeste: Castilla y León (49,0), Cantabria (47,9), Galicia (46), La Rioja (43,4), junto a la Comunitat Valenciana (43,3) e Illes Balears (36,4). Por último, en las áreas del centro y sur peninsular y Canarias se registran los valores más bajos del índice y que son aproximadamente la mitad de los correspondientes a las tres primeras comunidades del ránquing.

El índice de 2020, elaborado por los investigadores del Ivie Matilde Mas y Javier Quesada, coautores del informe junto al economista Fernando Pascual, da cabida a algunos indicadores que han cobrado relevancia tras el impacto socioeconómico que ha supuesto la pandemia. Así, el ranquin revisado se incluye nuevos aspectos relacionados con la salud y el medio ambiente, la digitalización y la capacidad de recuperación de la crisis (resiliencia).

56 indicadores

En total, el índice se ha construido a partir de 56 indicadores, que vuelven a agruparse en torno a los seis pilares fundamentales que condicionan el talento de cada región. La Comunitat Valenciana cojea, especialmente, en la tarea de retener el talento, ya que es la penúltima autonomía en este parámetro.

El primero de los pilares recoge las características institucionales del entorno del mercado, de los negocios y del trabajo que permiten generar talento. Entre los indicadores incluidos figura el gasto en I+D y las infraestructuras TIC, el nivel de vulnerabilidad de las empresas y los trabajadores o datos sobre teletrabajo.

En este pilar, la primera posición la ocupa Madrid (78,5), mientras la C. Valenciana es la octava con 50,3 puntos. Llama la atención la baja puntuación que logra en el indicador estabilidad política y ausencia de violencia o la relación paga/productividad. En cambio es la segunda mejor en teletrabajo.

El segundo pilar evalúa las características de cada comunidad que les permite competir por la captación de talento personal y organizativo. Se analizan tanto la apertura externa, es decir, la atracción de talento desde otros puntos de España y desde el extranjero, como la apertura interna, referida a la capacidad de una región de conseguir que las personas desarrollen su talento en el territorio, especialmente las mujeres.

El resultado sitúa de nuevo a Madrid en la primera posición (68) y a la Comunitat Valenciana en la novena, con 38,6 puntos, con un déficit importante en la capacidad de atraer talento o el número de mujeres universitarias.

El tercer indicador del rankin recoge la capacidad para desarrollar el talento en cada comunidad. Aunque País Vasco, Navarra y Madrid vuelven a colocarse en las primeras posiciones, las distancias con el resto ya no son tan marcadas y son nueve las regiones que se sitúan por encima de la media, entre ellas la C. Valenciana con 50,4 puntos. Es la taxonomía en la que mejores resultados obtiene, gracias a indicadores como el ránquing de las universidades o la formación en el puesto de trabajo.

El talón de Aquiles

El cuarto pilar, el que se refiere a la capacidad para retener el talento, es el más vulnerable para la Comunitat Valenciana. Está configurado por las características que hacen atractivo un territorio para las personas y empresas con talento. Es la penúltima de las 17 autonomías.

El informe explica que la Comunitat Valenciana ocupa posiciones rezagadas excepto en protección del medioambiente y exposición a la polución ambiental. «El sistema de financiación autonómico puede seguramente explicar algunas de las posiciones ocupadas», se indica. En los indicadores sostenibilidad en finanzas públicas y dotación sanitaria nuestro territorio ocupa la última posición con 0 puntos.

En el quinto pilar pone el foco en los resultados desde el punto de vista de la formación profesional y técnica. La Comunitat Valenciana ocupa la undécima plaza, por detrás de la media nacional y con «la productividad por trabajador» o el uso de tecnologías en los centros docentes con niveles muy bajos.

El último pilar de este ranquin es el que evalúa la capacidad de generar y aplicar el conocimiento, donde la Comunitat Valenciana pese a alcanzar el séptimo puesto está por debajo de la media nacional. Las habilidades digitales de la población y los graduados STEM lastran a los valencianos en este campo.

Para Matilde Mas, directora de Proyectos Internacionales del Ivie y coautora del informe, la pandemia «ha puesto claramente de manifiesto que las sociedades que cuidan y fomentan el talento están mejor preparadas para abordar con éxito los múltiples problemas -sanitarios, sociales, y económicos- que han debido afrontar en un tiempo récord».

Compartir el artículo

stats