La consellera de Innovación, Carolina Pascual, y las rectoras y rectores de las universidades públicas valencianas han abordado el inicio del próximo curso, que se prevé que comience de forma híbrida -igual que está siendo este curso- pero que irá tendiendo hacia una mayor presencialidad en el caso de que las condiciones sanitarias así lo permitan.

Carolina Pascual mantuvo ayer viernes un encuentro telemático con las universidades para ir coordinando y planificando el inicio del curso 2021-22. De esta manera, según explicó la consellera, «el primer cuatrimestre comenzará de forma híbrida como hasta ahora, en función de las recomendaciones sanitarias».

Tras la reunión, indicó que «los planes de contingencia elaborados por las universidades permitirán de forma relativamente fácil pasar desde el formato híbrido hacia una mayor presencialidad».

En este sentido, Pascual destacó «el gran trabajo que han realizado las universidades, tanto para adaptar la docencia al formato ‘online’, como para evaluar los diferentes escenarios y reaccionar en función de la situación con la respuesta más adecuada para el alumnado». Además, señaló que «seguirá habiendo reuniones de coordinación con las universidades, con la finalidad de ir planificando las diferentes situaciones y seguir manteniendo la alta calidad académica del sistema valenciano de universidades».

Por su parte, las universidades están a la espera de conocer más detalles acerca de la ordenación académica, como por ejemplo en relación a los aforos que, si bien no son clave para la planificación del próximo curso, sí lo son para la organización académica de 2021-22.

Asimismo, fuentes universitarias próximas a los rectorados afirman que las universidades han hecho llegar a la conselleria sus reivindicaciones y dudas acerca del plan de vacunación, tanto en relación al personal (Administración, Servicios, profesorado e investigadores, PAS y PDI) como en cuanto al alumnado, de edades en su inmensa mayoría que no son prioritarias en la actual planificación sanitaria del Gobierno.

Cabe recordar que las universidades criticaron firmemente haber sido excluidas de la vacunación del ámbito educativo (con docentes y trabajadores de los niveles preuniversitarios) y que ofrecieron al Consell los gabinetes médicos de los campus y su personal sanitario para inmunizar a sus trabajadores, en caso de contar con dosis de alguna de las vacunas.

Por otro lado, los representantes estudiantiles muestran cierto «malestar» al no haber tenido constancia de esta decisión hasta que se ha hecho pública.