30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 4M enfrenta el efecto Ayuso a la vía botánica

Los dos bloques admiten que se contraponen modelos muy distintos La izquierda dice que ya puso el dique a las políticas neoliberales en 2015

El 4M enfrenta el efecto Ayuso a la vía botánica

El 4M enfrenta el efecto Ayuso a la vía botánica

Hay coincidencia entre los partidos del Botànic y el bloque de la derecha en que las elecciones autonómicas de mañana en la Comunidad de Madrid confrontan dos formas de gobernar que están en las antípodas. En cambio, existe divergencia sobre el efecto que el resultado de estas elecciones autonómicas, tras una campaña tan polarizada, pueda tener sobre el futuro de la política valenciana.

El Botànic sostiene que la izquierda valenciana ya puso el dique a las políticas ultraliberales en 2015 y que el efecto Ayuso no va a tener traslación en ningún caso. Pero el PP sí ve posible que parte de la sociedad valenciana se convenza, si se confirma el probable triunfo de Ayuso que sumaría con Vox, de que hay otra forma de gestionar que tiene su enganche en la bajada de los impuestos.

«No va a haber ninguna traslación a la Comunitat Valenciana de lo que ocurra en Madrid porque ni sociológicamente, ni económicamente, ni culturalmente Madrid tiene nada que ver con los valencianos, que ya se quitaron ese estigma neoliberal y lo cortaron de raíz en 2015», responde el síndic socialista, Manolo Mata, que cree que esas políticas neoliberales, que el Botànic asocia con la desigualdad, están focalizadas en Madrid pero no se expandirán.

La síndica adjunta del PP, Eva Ortiz, sí ve posible que una victoria de Ayuso tenga traslación a la política valenciana: «Se confrontan dos modelos de gobierno y de gestión y puede haber consecuencias porque los valencianos pueden percibir que hay otra manera de hacer las cosas. Que hay otro proyecto con menos impuestos y con menos sectarismo y ese es el proyecto del PP», expone.

La también diputada Elena Bastidas está convencida de que el PP seguirá gobernando la Comunidad de Madrid y consolidará «los grandes proyectos» que esa comunidad tiene pendientes.

Las políticas del PP cuestan vidas

La síndica adjunta de Compromís, Aitana Mas, responde que la pandemia ha demostrado que las políticas económicas del PP han dificultado el control del virus, lo que ha tenido un coste en vidas.

En su opinión, la derecha valenciana es consciente de ello y por eso evita contraponer la gestión de la pandemia que ha hecho Ayuso con la del Consell del Botànic. «Aquí, la oposición no se atreve a hablar abiertamente de Madrid como ejemplo de gestión de la pandemia porque sabe que sus políticas económicas se han mostrado contraproducentes para el control del virus», señala. Unas políticas, añade, que se basan en cálculos electorales para interferir en la política española y que se ha olvidado en estos años de blindar los servicios públicos.

Compromís es socio de Más Madrid, una de las opciones que más ha crecido en las encuestas. Su candidata, Mónica García, ha defendido en la campaña instaurar una vía botánica que sea capaz de revertir las políticas de Díaz Ayuso. Según el síndic de Compromís, Fran Ferri, la contraposición botánica con Madrid es clara: la lucha contra la desigualdad frente a las políticas del saqueo y el beneficio a unos pocos.

La polarización de la campaña

Ciudadanos, el partido que puede quedarse fuera de la Asamblea según las encuestas, llama a huir de los extremos. La síndica, Ruth Merino, señala que el clima de confrontación lo promueven las formaciones que están en esos dos polos, porque se necesitan y se retroalimentan. «Pero la polarización no refleja en nada a la sociedad valenciana y por eso Madrid no es extrapolable a la política valenciana», opina.

La síndica de Unides Podem, Pilar Lima, sostiene que es la ultraderecha la que tensiona la política con las amenazas y ataques a sedes o, por ejemplo, con la retirada de una calle a Enric Valor por el hecho de escribir en valenciano. Y pide aislar a la ultraderecha como en Europa.

La coordinadora de EU y consellera, Rosa Pérez, apunta a la necesidad de una unión de las fuerzas democráticas «contra el fascismo» y pide que la mayoría de la ciudadanía entienda el peligro de su entrada en las instituciones.

Compartir el artículo

stats