Un nuevo modelo que garantice el derecho a una vivienda en una comunidad habitacional organizada como cooperativa. La Generalitat va a poner en marcha "Base Viva", un nuevo plan de colaboración público-privada junto a cooperativas para construir viviendas asequibles destinadas a personas con necesidades, generar empleo y ayudar a reactivar la economía, así lo han explicado en la presentación del proyecto que se estima que cree alrededor de 450 puestos de trabajo en la fase de ejecución y 400 en la operativa.

Ya hay, según han explicado, 20 municipios de la Comunitat en condiciones de desarrollar el programa, que se enmarca la estrategia valenciana de recuperación y se empezó a gestar hace más de un año,pero se aplazó por el virus. Ahora arranca el diseño, desarrollo y co-creación de las experiencias piloto para su futura ejecución.

Bajo el lema "Colaboración público-cooperativa hacia barrios sostenibles, resilientes y comunitarios", la presentación ha contado con la vicepresidenta y consellera de Igualdad, Mónica Oltra; el vicepresidente segundo y titular de Arquitectura Bioclimática, Rubén Martínez Dalmau, y el de Economía Sostenible, Rafa Climent.

"Algo más que viviendas"

"Necesitamos un nuevo tipo de vivienda en el que todos aportemos", ha resumido el presidente de la Federación de Cooperativas de Viviendas de la Comunitat (FECOVI), Vicent Diego Ramón, a partir de este proyecto "ilusionante" que pretende construir "algo más que viviendas".

Por parte de las cooperativas, dos de las impulsoras del proyecto, Maje y Gloria, han defendido que el modelo actual de vivienda basado en la compra y el alquiler "no responde a las necesidades vitales" y han llamado a copiar los casos de éxito ya asentados en Europa.

En la clausura, Oltra ha destacado que el plan avanza hacia un modelo en el que la vivienda no sirva para especular y sea un derecho y "mucho más que un recipiente", al hilo de los barrios sociales por los que apuesta su departamento. "Las nuevas ciudades deben ser un espacio donde criar, cuidar y curar sea más fácil", ha defendido, para una relación más "armónica" con la naturaleza tras las lecciones que deja la pandemia.

Dalmau, conseller de Vivienda, ha confiado en 'Base Viva' como alternativa al "sistema capitalista voraz", con las cooperativas como punto de equilibrio para que las nuevas viviendas sean más sanas, seguras, sostenibles y, en definitiva, "dignas". Ha llamado a movilizar a la ciudadanía para fortalecer el tejido social de cada ciudad porque "las viviendas son más que cuatro paredes".

Como conseller de Economía, Climent ha ligado 'Base Viva' a los principios de la "econovida" para dar respuesta a las necesidades de los jóvenes y mayores y crear empleo estable en el entorno más cercano, dentro de un contexto de transición del modelo económico valenciano hacia la sostenibilidad.

El plan arrancó en 2020, cuando FECOVI trasladó la necesidad de colaborar para crear nuevos modelos de 'coophousing'. En este año se ha elaborado una guía para ayuntamientos y se han captado los primeros 20 municipios interesados y una veintena de grupos cooperativos en València, Castelló, Alicante, Gandia, Sagunt, Bocairent, Barracas, Alcublas, Godella o Alfara del Patriarca.

Hacia cooperativas mixtas

A partir de ahí, la intención es empezar a diseñar las experiencias piloto con vistas a consolidar en 2023 la Xarxa Valenciana d'Habitatges i Infraestructures Cooperatives. Se trabajará en varios modelos, desde el más simple de cesión gratuita del suelo hasta cooperativas mixtas -los ayuntamientos podrán participar como socios o asociados- o de promoción de la cooperativa por el propio consistorio con la selección de los socios. Y todo ello en varios ámbitos, tal como se ha apuntado, como la rehabilitación en entornos históricos, las viviendas con infraestructuras sociales de barrio o la reserva de un porcentaje para viviendas con necesidades específicas.