30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Ni me siento por encima del resto ni quiero que me consideren un numerito"

María Luisa Rico, con un 10 de media en ESO y 1º Bachiller, accede junto a otros siete valencianos a una de las Becas Europa

María Luisa Rico Orero, en la biblioteca de Albal. | M. A. MONTESINOS

María Luisa Rico Orero, en la biblioteca de Albal. | M. A. MONTESINOS

¿Qué le preguntarían a una joven que completó la ESO y 1º de Bachiller con un 10 de nota media? Probablemente les gustaría saber dónde piensa invertir su talento en el futuro. María Luisa Rico Orero lo tiene claro, pero antes de desvelarlo, te invita a reflexionar. «Creo que muchas veces se enfoca mal la pregunta de qué quieres estudiar; debería preguntarse cómo quieres ser en el futuro o qué actitud quieres tener para alcanzar la felicidad en la vida», explica la joven de Albal, que hace pocas semanas estrenó la mayoría de edad. Y después de este acertado rodeo, lo suelta: «Para poder realizarme me gustaría hacer Ciencias de la Salud, me gusta pensar que puedo ofrecer algo mío para ayudar a los demás».

María Luisa, Marisa es una de los ocho estudiantes valencianos que han conseguido la ayuda del Programa Becas Europa, una iniciativa para 50 elegidos promovida por el Banco Santander y la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid para potenciar el talento, premiar la excelencia y apoyar la creación de redes de liderazgo.

La nota media para formar parte de este selecto club es de 9,8. Junto a ella, los otros expedientes extraordinarios valencianos corresponden a Carlota Cardona Tenreiro, Josep Clar Martí, Zulima Martí Cuñat, Alberto Mateos Roig, Hugo Gómez González, Javier Micó Valtueña y Jorge López-Valverde Carrasco.

El premio para todos ellos será un viaje de 20 días por toda España visitando las principales universidades y participando en un programa de conferencias, encuentros con personalidades de primer nivel del mundo académico, político y cultural, además de otras actividades culturales y de ocio.

La pandemia les ha privado viajar por toda Europa, aunque si la situación mejora, tal vez se abra la oportunidad. Además de conocer facultades, la beca les permitirá hacer un grado de cuatro años semipresencial en la Escuela de Liderazgo Universitario.

Y todo esto María Luisa lo vive con normalidad absoluta, comenzando por no magnificar su expediente. «Ni me siento por encima del resto ni tampoco me gustaría que los demás me consideraran un numerito. Realmente lo importante no es estudiar ni memorizar, sino ser eficaz, aprender a comprender, tener ganas de indagar y descubrir», explica la joven valenciana que estudia segundo de Bachiller.

Vocación clara

Su vocación de hacer algo útil para la sociedad cuando se incorpore al mundo laboral también se refleja en su manera de ser. Cuando el 8 de marzo («¡qué día más bonito», exclama) cumplió los 18 años, no pidió una fiesta especial, ni un gran regalo. Tampoco pensó en sacarse el carnet del coche, el sueño de independencia de las viejas generaciones. O votar, esa arma transformadora. «Realmente quería tener 18 para poder donar sangre», asegura.

Las ganas de aprender le han llevado muy lejos, aunque para conseguir una de las preciadas Becas Europa había que demostrar algo más al jurado. Y ese algo más parece muchísimo. Juzguen ustedes. «El programa busca personas que tengan una formación holística, es decir, que se formen en muchos ámbitos de la vida. La verdad es que el año pasado hice bastantes cosas: me saqué el título de árbitro de balonmano, gané un concurso de liderazgo, me saque el C1 de Inglés y el A2 de francés. Toco la flauta en una escuela de música y también juego en el equipo de balonmano de La Florida. Y antes nadaba en un club de Catarroja. La cuestión es no aburrirme, por eso soy tan inquieta, me motiva hacer muchas cosas…», detalla.

En ese «todo» con el que construye su felicidad, asegura que tampoco pueden faltar los amigos. «Hay que tener tiempo para todo y eso incluye quedar con los amigos. Creo la clave es buscar un equilibrio entre motivación para estudiar y quedar con los amigos. Con el equilibrio puedes lograr todo lo que te propongas», sentencia con una de esas frases que te vendería a precio de oro el mejor de los entrenadores personales.

Compartir el artículo

stats