Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El favorito de Génova

Carlos Mazón cuenta con el apoyo de Casado y la cúpula del PP nacional

Casado y Mazón se abrazan tras el congreso provincial deAlicante, con Bonig a un lado.

La hasta ahora lideresa del PPCV, Isabel Bonig, ha tirado la toalla. Se marcha muy a su pesar y por obediencia a Casado. No se presentará a la reelección en el congreso pero además acaba de anunciar que deja la política y su acta de diputada en Corts. Dice no sentirse respaldada desde Génova y no quiere romper ni fragmentar al partido así que se retira. Asegura que la dirección nacional del Partido Popular confía en otro candidato, un candidato mejor. No dijo quién pero el nombre de Carlos Mazón está sobre la mesa.

La presidenta popular estaba sentenciada desde el día que llegó Casado a Génova. Pablo y su esposa, la ilicitana Isabel Torres, son amigos del presidente de la Diputación de Alicante, quien guarda una magnífica relación con el campeón del mundo de lanzamiento de huesos de aceituna, Teodoro García Egea, también secretario general del PP. Bonig estaba abocada a una rendición pactada. Pero ella no es Pedro Agramunt. El compañero de Camps en el Foro Populares 2020 y defenestrado en su día por Zaplana fue premiado con un vale por un acta de senador vitalicio. Bonig no quiere esa prejubilación. Si acaso irá de cabeza de lista del PP por Castelló en las próximas legislativas. Su deseo es que la portavocía en las Corts pase a su lugarteniente, Eva Ortiz.

Al contrario que su padrino Eduardo Zaplana, Mazón no anda sobrado de ambición ni adicción al riesgo. El principal efecto secundario de llegar prematuramente a la teta pública es que te endulza el carácter y te aterciopela el ánimo. Le ha sucedido al presidente de la diputación alicantina, quien fue nombrado director general del IVAJ con 25 y, a sus 47 es todo un profesional de la política.

En tiempo de tribulaciones no es conveniente hacer mudanzas. Pero no es menos cierto que las mudanzas invitan a las tribulaciones para abrir nichos de mercado. Y Camps lo sabe. Y se está moviendo mientras Génova consuma la operación de relevo en la que quiere que las bases aplaudan cuando indique el regidor. La ocasión pinta magnífica para que Camps remueva el sentimiento de orgullo herido en las bases. El expresidente acelera su campaña. Abrirse cuenta de Twitter fue un paso. No se sorprendan si próximamente en sus pantallas lo ven en el programa de Jordi Évole, quien, tras mucha insistencia y algún viaje a València, ha logrado arrancar la predisposición de Camps.

Compartir el artículo

stats