"La política no es fácil y hemos tenido un pleno un poco especial. En todo caso la política la hacemos las personas y a las personas nos ha tocado conciliar en este hemiciclo. Hemos sabido que la síndica, la ilustre diputada Isabel Bonig deja les Corts. Isabel te echaremos de menos y gracias por estos seis años en los que hemos aprendido mucho de ti. Tienes la palabra". Con estas sentidas y amables palabras ha dado paso el president de las Corts, Enric Morera, a la ya exdiputada del Partido Popular, Isabel Bonig para que se despidiera de sus compañeros al final del pleno de este jueves, tras anunciar esa misma mañana que abandonaba la primera línea de la política.

La emotividad de Morera era el preludio de un discurso bañado en lágrimas y con un sentimiento profundo sobre todo de agradecimiento. Agradecimiento a todos los partidos y signos políticos que, en algún momento dado, Bonig llegó a personalizar en los portavoces de los grupos, hasta ahora, adversarios de la portavoz popular.

"Perdón si alguna vez me he pasado, soy consciente, pero no entiendo la vida sin pasión"

Con un comienzo en el que la exdiputada ha querido mostrar su agradecimiento a todos los miembros de las Corts Valencianes, ha reconocido que en estos últimos seis años dos momentos han marcado su vida política de una forma especial: cuando fue alcaldesa de su pueblo, La Vall d'Uixó y entrar a formar parte de las Corts "donde se defiende la voluntad del pueblo valenciano" y el lugar en el que "tantas veces he reconocido el derecho de nuestros adversarios políticos a ser escuchados".

"La democracia consiste en la confrontación de proyectos y no en el ataque personal", sentenciaba.

"Ha sido un orgullo compartir con todos ustedes estos seis años", decía con la voz quebrada que ha provocado el aplauso de todos los presentes. Tras agradecer a todo el personal que conforman les Corts (trabajadores técnicos y del servicio de cafetería incluidos) Bonig no ha querido dejar pasar la oportunidad de disculparse por las formas que ha empleado en ocasiones, como diputada. "Perdón porque soy una persona vehemente y pasional. No concibo la vida sin vehemencia y pasión y así he defendido mis ideas. Perdón -continuaba- si en alguna ocasión me he pasado, soy consciente, pero como dice mi amigo Manolo Mata: soy leal y contundente hasta en los acuerdos". Y de nuevo el llanto hacía acto de presencia en una Isabel Bonig profundamente conmovida.

Gracias a Mata, Ferri y Llanos

La gratitud hacia el resto de grupos parlamentarios ha llegado acompañada de una reflexión acerca de los enfrentamientos. Y la ya exdiputada popular aseguraba que "la discrepancia política no es razón para que no construyamos una puerta en la quepamos todos y en la que nadie tenga que agachar mucho la cabeza".

A continuación y para cerrar su discurso de despedida, Isabel Bonig ha querido dirigirse de forma específica al resto de portavoces. Al diputado por Vox, José María Llanos, le ha agradecido que asistiese al funeral de su padre, en enero de este año "no lo olvidaré nunca".

Con Fran Ferri, síndico de Compromís, ha tenido unas palabras que dejan entrever una buena amistad "gracias por todo. No pensaba que íbamos a tener tanta afinidad en lo personal que no en lo político".

Y cuando ha llegado el turno de Manolo Mata, el portavoz del Grupo Socialista, Bonig se ha quebrado: "Gracias, Manolo, mil gracias".

"Pido perdón lo siento y me equivoqué"

"En estas cortes firmamos la reprobación de Rita Barberá y espero que a todos nos sirva para aprender que la política no puede ser destrucción" Las últimas palabras de la exsíndica se han referido a la reprobación de la exalcaldesa de València, Rita Barberá que fue respaldado por todo el grupo parlamentario del PP en septiembre de 2016.

Te puede interesar:

"Y hoy, sin querer herir sensibilidades quiero pedir perdón y decir que lo siento y me equivoqué".

Las últimas palabras de Bonig en las Corts Valencianes que tuvieron su punto final con el abrazo entre exdiputada, Manolo Mata y Fran Ferri.