Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UV traslada al Gobierno la preocupación por la movilidad de los erasmus

La rectora Mavi Mestre pregunta al Ejecutivo sobre la vacunación de los estudiantes ya que algunas universidades extranjeras lo solicitan

Erasmus antes de un acto de bienvenida en la UV. | M.Á.MONTESINOS

Erasmus antes de un acto de bienvenida en la UV. | M.Á.MONTESINOS

Para el próximo curso quedan aún por delante los meses estivales y una nueva desescalada, pero los estudiantes ya se ven en la necesidad de organizar cómo serán sus vidas en un futuro próximo. Fruto de esto —y de que los plazos y la burocracia tampoco esperan— se ha generado cierta inquietud entre la comunidad universitaria por saber si las medidas de movilidad que adopten los países europeos afectarán a los estudiantes y, en concreto, al programa y los destinos Erasmus+, que sigue en marcha y acaba de iniciar el periodo 2021-27.

La Universitat de València (UV) ha hecho de altavoz de estas inquietudes, que la rectora Mavi Mestre considera «muy razonables», en un vídeo que esta semana ha hecho llegar a la comunidad universitaria y al que ha tenido acceso este periódico.

En él, Mestre se dirige a los estudiantes y explica que ha trasladado esta preocupación a los ministerios de Universidades y Sanidad y también a las respectivas consellerias. Asimismo y sobre los Erasmus+, la rectora revela que «alguna universidad ha pedido que, para aceptar estudiantes, estos tienen que estar vacunados» y también se pregunta, dirigiéndose al alumnado: «¿qué ocurrirá si no estáis vacunados cuando empezáis vuestra estancia, ¿quién os vacunará si estáis fuera de vuestro territorio? ¿Cuándo?».

Según Mestre —que ha vuelto a reclamar la inmunización del personal de las universidades, excluidas del plan estatal—, el ministro de Universidades, Manuel Castells, ya ha trasladado la cuestión a Sanidad y «se ha comprometido a abordar el tema de la movilidad a través de la agencia estatal Sepie con la Unión Europea». «Continuaremos trasladando estas inquietudes» y «confiamos en que nos escuchen y se adopten las medidas que den respuesta a estas incertidumbres», asegura la rectora que, además, afirma que «insistirá».

La movilidad de los estudiantes, a priori, estará sujeta a las condiciones que se establezcan para los viajes de la población general que no están claras y que aún debate la Unión Europea como, por ejemplo, el «pasaporte sanitario» o presentar PCR negativas. El problema es que la mayoría de adjudicaciones, solicitudes y trámites para poder irse de Erasmus el próximo curso se realizan entre mayo y junio.

Si bien es cierto que la vacunación de los universitarios no es una demanda generalizada de las universidades extranjeras, desde el rectorado de la UV explican —sin detallar los países— que algunos centros sí les han hecho llegar esta cuestión, lo que preocupa a la institución valenciana que, cada curso, envía a otros países a unos 1.600 estudiantes. Esto la convierte en una de las universidades líderes de «emisión» de erasmus de Europa y, a la vez, es la que más recibe de toda España, junto a la de Granada (unos 2.000 al año).

La Universidad Católica de València también ha detectado la cuestión denunciada por la UV, aunque coinciden que de momento no es una demanda general. Explican que, en su caso, «solo una universidad de Polonia ha pedido que los alumnos estuvieran vacunados para realizar prácticas sanitarias», una situación que no han detectado la Universitat Politècnica de València (UPV) ni la CEU Cardenal Herrera.

Miguel Hernández, presidente de Erasmus Student Network (ESN) España, admite que desde la asociación se preguntan qué «garantías» tendrán los erasmus y ve «incompatible» exigir la vacunación para estudiar «si no está disponible para todo el mundo». Además, demanda «cierta flexibilidad» si un estudiante está en el extranjero y se le cita para vacunarlo.

Las ganas de viajar persisten

No obstante, a pesar de estos interrogantes, los estudiantes apuestan por una experiencia internacional y las movilidades se han mantenido para este curso e, incluso, con más peticiones para 2020-21. Desde la UPV «notan las ganas de irse» y ya cuentan con más de 1.000 solicitudes, una tendencia positiva que también constatan en la UV.

En el caso de las privadas, las sensaciones son similares pues el CEU UCH también ha notado «un aumento importante de estudiantes que quieren irse el próximo curso» (178); mientras que en la Católica calculan una subida de un 160 %, con 420 movilidades (incluyendo las de fuera de Europa).

Compartir el artículo

stats